Josep Maria Albaigès i Olivart -

Anuncio del I Congreso Palindrómico Internacional

 

Larga ha sido la andadura de las reuniones entre palindrómicos. Aunque desde años atrás se venían celebrando calçotades anuales en la finca de nuestro eximio Ramon Giné, el primer contacto colectivo abierto se dio en 1996, con una reunión en el restaurante Pitarra, el famoso local del casco antiguo barcelonés que un día perteneciera, como relojería, al singular poeta y autor teatral catalán, autor de obras de resonancia palindrómica, como "O rei o res", o "El 33333". En aquella ocasión acudieron 12 comensales, precisamente el aforo exacto del comedor privado donde tras la comida se celebró una animada tertulia: la palindromía pasaba de ser un arte solitario a una actividad colectiva.

 

Los protopalindormistas posan ante el restaurante Pitarra.
De pie: Ramon Giné, Dolors Hipólito, Josep Maria Albaigès, Ramon Campabadal, Ricard Carbonell,
Joaquim Roé, S. Bonet, novia de Carbonell, Francesc Castanyer, Jesús Lladó, Alfons Saumell.
Sentados: Toni Guillamon, Joan Josep Isern.

 

Los años siguientes vieron nuevas reuniones en otros locales barceloneses, desde un restaurante hoy desaparecido en Aribau 112 (atención al número, suma de los palíndromos 101 + 11 y convertido hoy en recurso internacional telefónico de socorro), al marinero y alucinante Moncho’s o El Mussol, donde las comidas se convirtieron en ritos calçotaires.

Pero todavía no se salía de la breve reunión temporal alrededor de una mesa hasta 2006, en que la eficacia del ilustre palindromista Pere Ruiz consiguió la organización de primer Trocuenen Comidrolinpa en Súria, del que se hizo eco debidamente nuestra revista. El acontecimiento ha tenido continuidad en 2007 y 2008 en Olot e Igualada, respectivamente, de la mano de otros selectos organizadores: Francesc Capdevila y Jesús Lladó. Las numerosas asistencias fueron adquiriendo carácter internacional, y se convirtió en tradición el obsequio palindrómico a los asistentes, ya de un suculento salchichón con el lema "I obté, ufà, fuet bo" (‘Y obtiene, ufano, salchichón bueno’), en Olot, por Capdevila, o "Per tapa, rap i pop. Opípar àpat rep", (‘Por tapa, rape y pulpo. Opípara comida recibe’, o "El bon àpat: mató, pop i hipopòtam, tapa noble!" (‘La buena comida: requesón, pulpo e hipopótamo, ¡tapa noble!’), en Igualada, estos últimos de Lladó.

¿Para qué esta historia menuda? Porque toda ella justifica la celebración de un encuentro de altos vuelos. Creemos llegado el momento de la celebración de un Congreso Palindrómico. Un encuentro donde, sin perjuicio de la celebración amistosa que ha caracterizado los últimos, haya ocasión para la presentación de investigaciones sobre el mundo palindrómico.

Y así arranca este I Congreso Internacional Palindrómico, para el cual sugerimos la localidad de Torredembarra, en la Costa Dorada catalana. Un punto inmejorable, pródigo en sol y luz, acogedor, turístico y cargado de historia romana. Esperamos que la asistencia supere las anteriores y que el acontecimiento sea punto de arranque de una mayor expansión en la investigación palindrómica y en el contracto entre los que cultivan tan delicioso arte.

 

Josep Maria Albaigès i Olivart...

www.albaiges.com...

Club Palindrómico Internacional  (CPI)...

Club Palindromista Internacional  (CPI)...