El mejor país del mundo

 

Cuenta la leyenda que estaba un día Dios sentado en su inmenso reino junto a su ángel más fiel, cuando decidió crear el país más bello y hermoso del mundo, así que comenzó:

- A este país le daré dos océanos: uno hermoso y bello que sirva para el turismo, y el otro será igual de hermoso pero servirá para la pesca y la investigación.

Protestó el ángel: ¿Dos océanos, mi Señor?

Dios respondió: Sí, ya verás por qué.

Le daré tres hermosas cordilleras: una más ancha, una más alta y una más calida que las otras, cada una con sus respectivas cualidades, pero igual de bellas e importantes.

- ¿Tres cordilleras, mi Señor?

- Sí, ya verás por qué.

- Le daré una fauna inigualable, una hidrografía espectacular y un relieve tan maravilloso que será como mi propio Edén.

- ¿Tanto, mi Señor?

- Sí, ya verás por qué... Tranquilízate, fiel amigo.

Le daré unas inmensas llanuras en donde el sol camuflará sus rayos en las espigas de los campos.

- ¿Por qué tanta belleza, mi Señor?

- Calma, mi fiel servidor... Ya verás por qué.

Le daré una riqueza minera tan grande y maravillosa, que como tesoro alguno jamás existirá.

- ¿Tanta riqueza, mi Señor?

- Sí, y cada día más, ya verás por qué.

Lo colmaré de gente maravillosa, de gente pujante y emprendedora, de gente inteligente que no se doblega ante la adversidad, de gente bella y de gente cálida.

- ¿Por qué tanta gente maravillosa, mi Señor?

- Ya verás por qué.

Le daré un cielo divino y majestuoso, en donde con sólo mirarlo se vea la entrada a mi reino y se confunda con la belleza en puro.

- ¿Aún más, mi Señor?

- Sí, mi gran amigo, ya verás por qué.

 

Así en continuo trabajo permaneció el Todopoderoso durante algunos días más, hasta que vio que después de tantos dones y bendiciones otorgadas por él, culminó con éxito su tan añorado país.

Pasaron los siglos de los siglos y un día no muy lejano el ángel le preguntó:

 

- Dime, Señor: ¿por qué te esmeraste y te esforzaste tanto?, ¿por qué le dedicaste tanto tiempo a un país en donde sólo se habla de pobreza, de robos, de violencia y de muerte?

- Dios le respondió: Mi querido amigo, veo que eres ciego y poco entendedor, me sacrifiqué y esforcé tanto para crear un país tan lleno de dones y bendiciones, en donde sus habitantes puedan vivir tranquilos, puedan vivir alegres y puedan experimentar a pequeña escala lo fabuloso que es vivir en un paraíso. Sé por lo difícil que está pasando, por el retroceso que se vive allá; pero tengo la esperanza que sus habitantes (conocidos hoy como colombianos), abran los ojos y vean qué país tan maravilloso les fue entregado y valoren la suerte que tienen al haber nacido en él.

 

Si valoras a tu país y crees conocer a alguien que también lo haga, no dudes en enviarle este mensaje, demuestra tu orgullo y amor por tu patria, demuestra que tan alegre eres de ser un

" C O L O M B I A N O ".

 

 

Volver a la página de Colombia...