Ana Tuells - Carta abierta a mi familia

 

Eivissa, septiembre de 2006

 

Al primo Miguel y a algún otro familiar, mi participación en el homenaje que se rindió al abuelo no les pareció bien. Como muestra de respeto me quiero dirigir a él y a los demás diciendo que estoy tan orgullosa de mi abuelo, militar asesinado, leal a la bandera tricolor, como de mi padre, también militar y, naturalmente años más tarde, leal a la bicolor. Ambos fueron leales, íntegros y defendieron sus ideales. Los asesinos no tienen bandera, aunque en algún caso la utilicen para justificar sus crímenes. Estos días, en que aparecen continuamente esquelas de fallecidos en lo que llaman guerra civil, creí que mi abuelo merecía un reconocimiento y una rehabilitación. No sólo fue asesinado sin por supuesto ningún juicio previo, sino que fue juzgado (¡dos veces!) después de muerto para justificar el crimen. Y eso no puedo aceptarlo. Mi abuelo no sólo no fue un criminal sino que fue un hombre valiente y que no huyó cuando se lo ofrecieron para quedarse con su mujer, embarazada, y con un niño de dos años (mi padre), y otro de ocho meses, (mi tío).

Quizá no todos estemos de acuerdo en lo que tenía en la cabeza mi abuelo ese 20 de septiembre de 1936, pero en lo que creo que sí estamos todos de acuerdo es en que lo asesinaron, y eso es injustificable. Quisiera terminar reafirmándome en el homenaje que rendí a mi abuelo y añadiendo otro homenaje, en este caso a mi padre, también militar, fallecido hace poco más de dos años, tan íntegro, leal y valiente como él. Esos valores no tienen bandera. Ojalá conservar la memoria sirva para que no se repitan estos actos de barbarie que dividieron a tantas familias. Besos para todos. Os quiero.

 

Miguel Tuells Riquer...

Miquel Tuells Riquer...

Eivissa - Ibiza...