Juan Eloy Barrios Moro  -  Estado democrático de Derecho

 

2003

 

Ejemplo I:

Voy con un "peazo" carro, naturalmente sin permiso de conducir. Me llevo por delante a un peatón y lo mato. Como soy famosillo, pongo pies en polvorosa y disimulo los daños en mi coche. Algún funcionario policial me aconseja que culpe a algún menor para que no pueda ser imputado. Se descubre todo el pastel.

Resultado: 16 meses de reclusión menor para mí, resto de implicados o cómplices libres.

 

Ejemplo II:

Soy ciudadano de otro país, por lo tanto no tengo los rasgos del país donde resido actualmente. Trato de acceder al metro. Aparece un tipo de paisano blandiendo una pistola. Como vengo de un país donde por menos de nada te descerrajan algún disparo con resultado mortal, no me fío y trato de escapar. No puedo. Me disparan y me rematan en el suelo.

Resultado: Estoy muerto sin juicio. No me había enterado que en este país la policía tenía licencia para matar. Seré infantil. Si la policía es así, para qué necesitaremos terroristas. O peor. ¿Qué diferencia hay entre una dictadura y un Estado democrático de Derecho? Coño, se me olvidaba que en este país protegieron hace poco a un dictador de los de primera (no recuerdo el nombre, era algo de Pino... o lo confundo con los últimos incendios).

 

Ejemplo III:

Era un pequeño funcionario de una administración local que tenía verdaderos problemas para llegar a fin de mes. Por suerte todo se solucionó y ahora puedo presumir de ser feliz.

Todo gracias a un conocido de mi pueblo al que dejé de ver durante un par de meses. Venía observando que la vida le sonreía sin saber por qué, ya que en esta zona si trabajas, poco sueldo; si estás parado, peor, entonces...

Pues ya sabes, me dedico a los negocios, dejé mi trabajo y mira qué bien me va, "peazo" casa, "peazos" hembras, "peazos" carros y mira mi cartera. Total, comercias unos quilitos de coca y venga pasta, si te pillan, un par de meses a la sombra y vuelta a empezar.

Resultado: Hay que joderse.

 

Un suponer para iluminar mejor los ejemplos I y III:

Me busco siempre a un menor que "no pague las culpas". Me busco una "pipa" y me voy donde alguno que me caiga mal.

En el camino voy pensando, ¿soy bueno y lo mato de un tiro en la cabeza o soy malo y lo dejo tetrapléjico de por vida?. Decidido, lo mato y con ése no hay más problemas.

Dejo que mi hermano, sobrinito, novia menor de edad, o lo que sea, pero menor, manipule la pistola para que queden bien impresas las huellas, no tengamos sorpresas de última hora. Mato al individuo y por supuesto huyo, total 16 meses de prisión menor...

Este es un original que se ocurrió escribir tras enterarme de las noticias de los últimos días. Por cierto, no hice referencia a los incendiarios y a las cosas que se me ocurren sobre ellos. Tal vez en un futuro próximo hable de ello.

Si os parece bien teneis mi permiso para divulgarlo, de hecho para eso lo escribí.

Si alguien quiere comunicarse conmigo estoy en:  eloeloy arroba hotmail punto com

 

Juan Eloy Barrios Moro...

Artículos ajenos...