Belén Ayuso Oliva, epesse Elbereth - El Silmarillion

 

Si ha leído usted "El Silmarillion", ya sabe qué ciudad es ésta.
Y si no lo ha leído, vale más que no se lo digamos...

 

"El Señor de los Anillos" es la obra más leída de Tolkien. Pero - por suerte - no fue su única creación.

Antes de que se forjara el Anillo de Poder en la Tercera Edad, Fëanor construyó las joyas más maravillosas de la Primera Edad, los Silmarils.

A esta obra precisamente me refiero, "El Silmarillion", que trata sobre el deseo de poder y la capacidad de crear.

Del mismo modo que "El señor de los Anillos" gira en torno al Anillo de Poder, "El Silmarillion" centra su atención en la historia de los primeros tiempos y de los Silmarils.

Fëanor, llegado a la plenitud de su capacidad, quiso preservar de un modo imperecedero la luz de los árboles y la Gloria del Reino Bendecido. Así inició una tarea secreta y forjó tres grandes Silmarils, unas joyas de cristal indestructibles por la violencia o el paso del tiempo, que guardarían el destino de Arda (la Tierra).

La luz que tenían estas joyas en su interior era de tal intensidad que nadie podía tocarlas con las manos, pues de lo contrario se abrasaría.

Melkor, el Enemigo oscuro del mundo de la Primera Edad, más conocido como Morgoth, codició el trabajo de Fëanor y buscó la manera de destruir la amistad entre los Noldor y los Valar.

Los Noldor eran uno de los pueblos de Eldar (Elfos seguidores de Oromë) llamados "los Elfos profundos", amigos de Aulë, y en definitiva, de gran renombre.

Los Valar eran dioses a los que se les permitió descender a la Tierra y así la convirtieron en un jardín de deleite. Pero antes, los Valar eran Ainur, y vivían junto a Ilúvatar, el primero de todos los creadores. En el momento en que los Ainur decidieron bajar a la Tierra y establecerse en ella, se les llamó Valar.

Ahora bien, como resultado de la forja de los tres Silmarils por Fëanor, Morgoth sintió tanta envidia que decidió romper el lazo de unión entre los Noldor y los Valar, envenenando la paz que reinaba en Valinor e incluso dentro de la familia de Fëanor. Respecto a los Noldor, Morgoth les dijo que los Valar los habían traído a aquellas tierras para esclavizarlos. Y respecto a la familia de Feanor, Morgoth enemistó a Fëanor con sus hermanastros.

Como consecuencia de todas estas mentiras que entretejió Morgoth, Fëanor se pronunció contra los Valar y clamó que libraría a los Noldor de su sometimiento a los Valar. Entonces hubo un juicio y quedó al descubierto la maldad de Morgoth. Sin embargo, Fëanor tuvo que soportar un leve castigo, pues había amenazado a sus hermanastros y así fue expulsado de su ciudad durante doce años, hasta que alguien decidiera liberarlo. Lo sorprendente fue que su hermanastro decidió ofrecerse para liberarlo.

Cuando Fëanor se marchó de la ciudad partió junto con sus hijos, y los Silmarils fueron enterrados.

A partir de aquí la historia de los Silmarils es un vaivén de personas que se hacen con ellos (como le ocurre al Anillo de Poder en la Tercera Edad).

Los Silmarils pasa a tenerlos Morgoth, engarzándolos en su corona de hierro. Más tarde Beren (hijo de Barahir y el guerrero más temido por los Orcos) cayó enamorado de Lúthien, la más bella de los hijos de Ilúvatar. Beren le pidió al Rey Thingol, padre de Lúthien, la mano de su hija y éste le dijo que, para ello, debía traerle uno de los tres Silmarils de la corona de Morgoth. Beren aceptó el reto y con la ayuda de Finrod Felagund y de la propia Lúthien consiguió hacerse con los Silmarils.

Hay tanto que descubrir en "El Silmarillion" que lo mejor sería recomendar este libro tan maravilloso. La historia del principio de los días, de Túrin Turambar y del reino escondido de Gondolin, de Thingol y Melian, de los Sindar, de los Hombres, de Maeglin, de los Anillos de poder y de la Tercera Edad... todo ello recogido en un libro que es el cuerpo central de los textos narrativos de J. R. R Tolkien.

Un libro que no pudo ser publicado en su vida pero que Tolkien comenzó a escribir mucho antes que "El Hobbit".

Un libro estupendo, de los que nunca se olvidan.

elbereth_24@yahoo.es

Belén Ayuso Oliva...

Volver a Libros - Literatura...

Volver a Mellon...