José María Carreras Ruiz - La señora Martorell y la radioterapia

 

19 de diciembre de 2008

 

Hoy me ha llegado el periódico por la tarde y, en primera página, tan sólo leer el titular he sentido como un bofetón en mi cara seguido de una gran dosis de indignación. ¿Cómo pueden decir lo que dicen la señora Martorell y el señor Cortés, pertenecientes a la Asociación Balear contra el Cáncer, y quedarse tan tranquilos?

Hace un par de años se abrió en Formentera un hospital con la intención política de justificar que si un solo formenterés podía nacer en su isla, ya era suficiente para justificar la obra y el desembolso público (supongo que alguno ya habrá nacido allí). Todos los políticos, del lado que fuese, sabían que un hospital en Formentera (entendiendo el término hospital en toda su extensión) era económicamente inviable y que las dotaciones humanas del mismo acarrearían problemas de permanencia, debido entre otras cosas a las limitaciones propias de la isla.

Pero, bueno, se hizo el hospital y ahí está funcionando de manera discreta, y dando una primera atención a los formenterenses. Y eso está justificado por todos los políticos del orbe balear, pero no conseguimos justificar que en Ibiza haya una unidad de radioterapia, a pesar de las firmas y de la demanda social.

Yo no puedo saber a quién le interesa que los pacientes oncológicos ibicencos no dispongan de su tratamiento, pero se me ocurren varias ideas, que tal vez por peregrinas se acomoden a la realidad. ¿Quién detenta la radioterapia en Baleares? Son Dureta y otra clínica de carácter privado. ¿Por qué la Asociación contra el Cáncer de Baleares no está segura de que en Ibiza pueda funcionar esa unidad? ¿Tal vez la política haya colocado a la Asociación como cabeza de turco para negar una necesidad sin que la política se vea afectada y no pierda votos?

No sé si me explico: Forges decía que "cuando un monte se quema, algo suyo se quema, señor conde".

También dice la AECC que la máquina funcionaría al 70% y que eso no rentabiliza la inversión. Si estos señores se hubiesen dado una vuelta por el Sistema Público de Salud y hubiesen cogido alguna idea de epidemiología se enterarían que siempre la demanda supera a la oferta en el sector de la salud, siempre la población demandará más servicios que los que tiene ofertados: es así. El caso contrario pasa por el neoconservadurismo norteamericano (que a veces parece muy cercano en el tiempo y en el espacio).

En realidad es para estar hartos de politiqueos empecinados en mantener razones a flote desde el alejamiento social. No es raro que la población pase de política y de políticos, y se busque las castañas eludiendo sus directivas. No sirve para nada.

¿Funcionaría la sociedad sin los políticos? Seguramente sí, al menos no se destinarían fondos públicos a vacíos y silencios económicos. Y ya la última pregunta: ¿se quedará en paz nuestro actual conseller balear de Salud cuando deje de serlo y vuelva a su plaza de centro de salud y piense que gracias a él los ibicencos mueren de cáncer sin poder ser tratados con todas las terapias que existen?

Quizás se consuele pensando que las adolescentes de Baleares ya tienen la píldora del día después. En fin...

 

José María Carreras Ruiz...

Salud - Medicina...