Vicente Valero Marí

 

                              Estos dos poemas son el primero y el último de su libro

                              Jardín de la noche

                                               

                              Quietud

 

                              Este asomo en la luz sin conjeturas

                              este baño en el sueño de las islas,

                              mar de dioses amigos y cercanos,

                              es la serenidad que como herencia

 

                              recibieron los padres de estos pueblos.

                              ¿Será tanta quietud un don divino?

                              Posee sabiduría aquel que busca

                              y encuentra la quietud en este mundo.

 

                              Lo sabían los dioses, lo aprendieron

                              algunos pocos hombres, contemplando

                              la oscura tentación del devenir.

 

                              En el aprendizaje de la vida,

                              regalo de algún dios es la quietud

                              que baña el Marjardín antiguo y claro.

 

Vicente Valero y Toni Torres Font

 

                              La oscura ley

 

                              Sabemos que este mar nos pertenece

                              pues alguien dejó escrita en su memoria

                              la noche de los héroes y el trabajo

                              más firme de los pueblos contra el Monstruo.

 

                              Conocemos los vientos más propicios

                              y las islas amigas, su remanso.

                              También muchos peligros: las sirenas,

                              su canto que embebece, o los escollos.

 

                              Sabemos que este mar nos pertenece

                              por una oscura ley de las entrañas

                              que forja la experiencia y que nos dice:

 

                              "jamás dominará el hombre a su mar,

                              el mar le pertenece de tal modo

                              que es ya otro instinto suyo en rebeldía".

 

 

Querido amigo:

he encontrado dos versos míos que deberías corregir. El segundo verso de Quietud debe decir "sueño" en lugar de "suelo". El primer verso de La oscura ley debe decir "nos pertenece" en lugar de "no nos pertenece". Creo que son dos palabras importantes, ya que todo lo que nos queda de la isla es, efectivamente, sueño y no suelo. Por otra parte, el mar sí nos pertenece, al menos del mismo modo que a las gaviotas, los peces y la Sexta Flota. Muchas gracias por todo. Un abrazo.

Vicente Valero.

 

Volver a Citas...