Javier Díez Rubio - Las responsabilidades del Ayuntamiento de Eivissa

 

Octubre de 2008

 

Hace tiempo se realizaban las obras de un hotel de cinco estrellas en la calle Joan Daifa, de Vila. Han durado bastante, tres años largos, que debido al trasiego de camiones y máquinas de gran tonelaje han deteriorado el asfalto, provocando grandes socavones. Como la avenida 8 de Agost también estuvo con grandes obras, no había más remedio que circular por la citada calle.

Como vecino de la zona, y usuario a la fuerza de la calle, tuve la mala fortuna de dañar las dos ruedas delanteras, que me vi en la obligación de cambiar. Como corresponde, reclamo al Ayuntamiento, ya que dentro del casco urbano es su competencia (ordenación, regulación, mantenimiento...) y la Ley dice: "Para advertir la presencia en la vía de cualquier obstáculo o peligro creado, el causante deberá señalizarlo de forma eficaz, tanto de día como de noche".

Con todo lo expuesto anteriormente, se sacuden las pulgas y alegan que los daños no son consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos en una relación directa, inmediata y exclusiva de causa-efecto.

¿A qué será debido entonces? Si la calzada estuviera en condiciones yo no estaría quejándome públicamente por tanta impotencia sufrida ante mis representantes políticos.

El Ayuntamiento, eximiéndose de sus responsabilidades, me dice que "siendo una calzada de gran anchura donde no hay ninguna señalización de carriles, siendo que los agujeros están localizados en un sitio concreto, los cuales pueden ser perfectamente esquivados conduciendo lentamente, sin producir una circulación dificultosa y peligrosa...".

Pero el Reglamento General de Circulación obliga a circular por el lado derecho, y para esquivar baches es necesario circular en zig-zag, signo inequívoco de gran borrachera. Seriedad, hombre, seriedad.

Lógicamente recurro su decisión, pues tengo derecho, y me vuelven a contestar el mismo texto, pero ¡con fecha anterior a mi recurso!, claro indicio de tenerlo archivado en el PC, sin molestarse para nada en leer los argumentos de peso y volver a evaluar mis quejas. Indignante.

El caso es que desestiman la demanda, me dicen que tengo derecho a recurrir pero ahora por la vía del Contencioso Administrativo, supongo que contratando por mi parte a un abogado que me defienda y gastándome más pasta mientras a ellos los defenderá el que pagan con mis impuestos. Puntualmente me han cobrado el Impuesto de Circulación, eso sí.

 

Artículos ajenos...

Eivissa - Ibiza...

Movilidad - Eivissa - Ibiza...