Pedro A. Echarte - XIV Concurso Internacional de Piano de Ibiza

 


Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 147 - Fecha de publicación : 19-09-2000


Como el acto de clausura del XIV Concurso Internacional de Piano de Ibiza ya ha sido comentado en las páginas de este diario puedo concentrarme en los aspectos puramente musicales. Bien que una valoración del nivel medio de los concursantes hubiera requerido la asistencia a todas las pruebas (lo que no me ha sido posible), el estupendo nivel de los galardonados y el número de menciones permite concluir que fue muy alto, índice del prestigio que el concurso va adquiriendo.


Escuchamos en primer término a la venezolana María Antonieta Álamo d'Alessandro, tercer premio de la categoría juvenil, en el "Estudio op.10 n°12" de Chopin; bastante nerviosa, no dio de sí lo que seguramente puede dar. El ruso Alexandre Chestiperov, el más joven de los concursantes con sólo 11 años, se llevó el segundo premio y asombró por la musicalidad y el aplomo que mostró en su interpretación del "Arabesque n°2" de Debussy. La alemana Diana Brekalo fue primer premio juvenil; nos brindó "Rondo capriccioso" de Mendelsohn; de una madurez técnica sorprendente para sus 15 años, tuvo un excelente fraseo y manejo de la dinámica. La ucraniana Nataliya Kuzina, tercer premio de la categoría «pianistas», estuvo ausente.

Ana Karina Álamo d'Alessandro, hermana de María Antonieta, fue segundo premio e interpretó el "Mephisto WaItz" de Liszt: potente y de una mecánica muy segura, ágil el pedal, de gran limpidez en una obra de endiablado virtuosismo. "Islamey", la fantasía de Bálakirev reputada durante décadas como la obra más difícil del repertorio pianístico, fue la escogida por el búlgaro Eugeni Ganev, máximo galardonado; de una técnica muy controlada, creo que Ganev es un virtuoso en toda regla, pero también un músico que supo extraer todo el colorido, la brillantez y la magia de esta pieza de exótica inspiración. Esperamos escucharle en un buen programa el año próximo y confiamos que será un bello recital.

He pensado que 51 pianistas procedentes de 17 países constituían una buena muestra donde indagar acerca de las preferencias de la juventud música. Sólo 11 compositores figuran en la lista de sonatas, dominada abrumadoramente por Beethoven con 23, seguido de Mozart (10) y Prokofíev (6). El abanico fue más amplio en las obras libres con 22 compositores; sólo Chopin (12), Liszt (6) y Rachmaninov (5) fueron programados más de 3 veces. Ningún barroco ni ningún creador contemporáneo importante fue escogido, aunque la primera mitad del siglo XX estuvo bien representada. La música española figura en mi pequeña estadística con Albéniz (3), de Falla, Turina y Mompou.


Al parecer los jóvenes pianistas ya tienen claro que el barroco es terreno preferencial de los clavecinistas, y se diría que el lenguaje contemporáneo no es de su agrado; el repertorio clasico-romántico sigue constituyendo la base de los programas.

La página principal de Pedro A. Echarte...

Música clásica en Eivissa...