Pedro A. Echarte - Festival Clásico (III)

 

Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 150 - Fecha de publicación : 11-10-2000

 

Un casi monográfico George Gershwin constituyó el tercer programa en Ibiza del «VII Festival de Música Formentera i Eivissa Clàssiques»; este concierto se celebró en el Auditorio de Cas Serres el domingo 9 y tuvo por protagonistas al barítono catalán César Puente y a los ibicencos Adolfo Villalonga, piano, y Damià Riera Muñoz, violoncelo. Ocasión para una breve semblanza del popular compositor americano.

Gershwin nació en Brooklyn en 1898 en el seno de una familia de emigrados judíos rusos; su formación musical no fue muy completa, pero pronto se abrió paso en el mundo de los «musicals» de Broadway, donde "La La Lucile" significó en 1919 su primer triunfo. Gershwin aspiró siempre a convertirse en un compositor «serio», y "Rhapsody in Blue" (1924) constituyó un paso en ese camino (aunque la obra, debido a su inexperiencia, la orquestó Ferde Grofé). Siguieron, entre otras, Concierto en fa (1925), "An American in Paris" (1928) y su obra maestra: la ópera "Porgy and Bess" (1935). Su vida se truncó tempranamente en 1937.

Las canciones representan por así decirlo el talento de Gershwin en estado puro; hasta los que señalan las deficiencias de sus obras más ambiciosas reconocen su gran don para la melodía. Diez de ellas, con o sin texto, nos fueron ofrecidas en este concierto. Dos canciones de otro judío americano cuyos inicios estuvieron también ligados al «musical»: Leonard Bemstein (1918-1990), completaron el programa.

Al parecer nuestro clima no le sentó bien a César Puente y su voz se resintió a causa de ello. No puedo juzgar cómo es esa voz en su plena forma; indudablemente en el recital padeció de falta de cuerpo y caudal. No obstante diré que la afinación fue excelente y que, por encima de lo puramente vocal, pudimos apreciar en el cantante un estilo muy idiomático, profundamente imbuido de esa música que navega entre las aguas de lo culto y lo popular. Estilísticamente notable me pareció en la balada "Mackie Messer" de la "Dreigroschenoper" (Opera de los tres centavos) de Kurt Weill (texto de Brecht) ofrecida como bis; también estilísticamente relevante el célebre "Summertime" de "Porgy and Bess".

Dos piezas de Gershwin se dieron en versión para piano solo, y otras dos para violoncelo y piano, lo que nos permitió apreciar mejor las cualidades de los instrumentistas. El lenguaje del jazz y afines le va muy bien a Villalonga, como pudimos comprobar en la Muestra de Jazz, y sus interpretaciones en este campo sonaron fluidas, idiomáticas, llenas de naturalidad. En cuanto al joven Riera Muñoz, su sonido y afinación, su fraseo y articulación, su musicalidad en suma, fueron una gratísima sorpresa para mí. El auditorio estuvo abarrotado de un público entusiasta pero muy ruidoso: voces, toses, chocolatinas, etc.

La página principal de Pedro A. Echarte...

Pedro A. Echarte - Adolfo Villalonga...

Música clásica en Eivissa...