Pedro A. Echarte - Entusiasmo e ilusión

 

Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 169 - Fecha de publicación : 23-12-2003

 

El conjunto de cuerdas «Eivicord», formado por alumnos de Georges Verwilt y también algunos de Raymond Andrés (violoncelos), ha quedado recientemente integrado en la Asociación Cultural «Pro Arte»; bajo la experta dirección de Verwilt estos entusiastas jóvenes están realizando en las proximidades navideñas una intensa campaña de conciertos en Santa Eulária des Riu, Sant Jordi y Figueretes que culminará en la velada anterior a Nochebuena en la Residencia «Reina Sofía»: bello gesto de esta juventud el de brindar su música para alegría de los abuelos allí residentes.

Les escuché el jueves 21 en el Hotel «Marigna» de Figueretes. El programa comprendió en su primera parte (violines solos) una Suite de Georg F. Händel, una Sonata en cuatro movimientos de Michel Corrette (organista y compositor francés del siglo XVIII), un Vals y el "Wiegenlied" de Johannes Brahms. En la segunda parte se adjuntaron al conjunto una viola y un violoncelo para interpretar un Preludio de Verwilt, el celebérrimo "Canon" de Johann Pachelbel y algunos aires navideños alemanes, franceses y españoles; el programa se cerró con otra pieza de Verwilt: "Fantasía de Navidad".

Escuchar «Eivicord» dos o tres veces por año es ir comprobando el avance de estos jóvenes en su arte, seguro signo de la excelencia de la formación que reciben. El sueño de Verwilt de ir completando su formación, originariamente de violines solos, se va cumpliendo poco a poco, ya que ahora cuenta con una viola y dos violoncelos (uno de ellos ausente en el concierto del «Marigna»); aparte de lo que esto significa como apertura a un amplísimo repertorio posible, la adjunción de estos instrumentos ha producido un cambio radical en el sonido del conjunto: ha ganado enormemente en cuerpo, densidad y equilibrio. Sólo falta desear que pronto una segunda viola y un contrabajo vengan a redondear esta «orquesta de cuerdas» que con tanto empeño Verwilt y sus alumnos siguen llevando adelante.

Todos tocaron lo mejor que saben, con seriedad y aplicación, y esto es lo que se debe esperar de ellos: cada concierto es una clase abierta al público, un camino para cobrar confianza en las propias posibilidades de ejecución y comunicación... el camino es largo («ars longa, vita brevis») pero ellos son jóvenes y están pletóricos de entusiasmo e ilusión.

Georges Verwilt - Eivicord...

La página principal de Pedro A. Echarte...

Música clásica en Eivissa...