Pedro A. Echarte - 2002; los que se fueron

 

Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 321 - Fecha de publicación : 31-12-02



Cada fin de año, desde hace cinco, publico un artículo donde realizo una breve semblanza de los grandes artistas del mundo musical que nos han abandonado en el año que acaba, a modo de adiós y homenaje a esas vidas dedicadas a la música. Comenzaré por dos grandes directores de orquesta venerados por los melómanos y los críticos aunque sus nombres no hayan tenido una gran resonancia pública. El 14 de febrero fallecía en Suiza, a los noventa años y todavía en plena actividad, el alemán Günter Wand, quien permanecerá en la historia de la música sobre todo como un inmenso bruckneriano. Su actividad queda ligada sobre todo a la ciudad de Colonia, cuya Ópera dirigió ya desde 1939 hasta su destrucción en 1944 y luego desde 1945 a 1948. Kapellmeister y profesor de dirección en esta ciudad hasta 1974, cuando se trasladó a Suiza, realizó numerosas giras internacionales y nos deja una amplia discografía. El ruso Evgeny Svetlanov, nacido en Moscú en 1928, nos abandonó el 4 de mayo. Había debutado como director en 1953 y en 1965 fue nombrado titular de la Orquesta Sinfónica del Estado de la URSS, al frente de la cual ha dejado un impresionante legado discográfico.


Entre las grandes voces desaparecidas en 2002 sobresale la del tenor húngaro Sándor Kónya, fallecido en nuestra isla el 20 de mayo y cuya semblanza como artista e impulsor de nuestra vida musical publiqué el 22/05/02. Entre los grandes del teclado la figura del casi centenario pianista lituano Vlado Perlemuter, que había nacido en Kaunas en 1904. Admirado por sus interpretaciones chopinianas y de la música francesa, especialmente Ravel, fue nombrado en 1950 profesor en el Conservatorio de Paris y se estableció definitivamente en el país galo.


Pero 2002 quedará especialmente en nuestros anales como un luctuoso año para la creación musical española. El 7 de mayo se apagó en Barcelona la vida del gran compositor gerundense Xavier Montsalvatge, quien como Wand venía de cumplir sus noventa años. Su obra es extensa, variada y ha tenido gran proyección internacional; fue también crítico musical de "La Vanguardia" durante varias décadas. Entre sus obras más recordadas "Canciones negras" (1946), "Desintegración morfológica de la Chacona de Bach" (1962), "Sinfonía de Requiem" (1986) y su ópera "Babel 46" (1960), estrenada este 2002 en el Teatro Real.


Nacido en 1929, el vizcaíno Carmelo Bernaola representa otra generación y otra etapa en la historia de la música española, la que emerge con fuerza en los sesenta y pone al día nuestra creatividad largamente anquilosada en modos y lenguajes del pasado. Bernaola, fallecido a los 72 años el 5 de junio, fue junto a Luis de Pablo, Cristóbal Halffter y otros, uno de los artífices de esta renovación creativa.


Otra figura de la música vasca, Francisco Escudero, nacido en San Sebastián en 1913, Premio Nacional de Música en 1957 y creador de la Banda Ciudad de San Sebastián, nos dejó el 7 de junio.

Sándor Konya (pendiente)...

La página principal de Pedro A. Echarte...

Música clásica en Eivissa...