Pedro A. Echarte - Entusiasmo juvenil

 

Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 381 - Fecha de publicación : 26-11-2003

 

No es porque solo muy de tarde en tarde me deje caer por alguno de los actos organizados por los centros de enseñanza musical, como el “Conservatori Professional de Música i Dansa d’Eivissa i Formentera”, que no tenga siempre presente en mi espíritu la primordial importancia que la labor de estos centros reviste para la vida musical de nuestras islas. Creo que los frutos de la tarea de una institución como el Conservatorio pueden apreciarse cada vez que tenemos la ocasión de escuchar un conjunto local, sea la Banda o la Orquesta “Ciutat d’Eivissa”, sea cualquier otra agrupación, camerística o incluso popular, pues algunos de sus integrantes allí se habrán formado musicalmente, allí habrán adquirido sus conocimientos teóricos y su pericia instrumental.


La víspera del día de Santa Cecilia se desarrolló en el Auditorio de Cas Serres un acto en celebración de la festividad de la patrona de la música en el que se hizo entrega de una quincena de certificados de grado elemental a alumnos de piano, flauta, saxofón, guitarra, violín, violoncelo, clarinete y trompeta (una muestra de los instrumentos que allí se enseñan) y de su titulación de profesor de grado medio a una joven violinista cuyo talento ya he podido yo apreciar en alguna audición.


Después de este acto académico pudimos escuchar algunas interpretaciones de la “Banda del Conservatori”, dirigida por Adolfo Villalonga, y de la “Orquestra del Conservatori” que desde hace ya bastantes años lidera Maria Nélida Boned.


Fue la primera vez que yo escuché al primer conjunto, integrado por un nutrido grupo de alumnos (casi tan numeroso como el de nuestra banda municipal) de instrumentos de viento, aderezados con cuatro violoncelos y timbales. Tres piezas de carácter pedagógico del propio Villalonga en los atriles nos permitieron apreciar las prestaciones de estos noveles instrumentistas en estilos tan diversos como un blues o un pasodoble.


La “Orquestra del Conservatori”, también compuesta por alumnos (fundamentalmente instrumentos de cuerda y unas pocas maderas) con el apoyo de algún profesor, nos ofreció por su parte un corto programa en el que destacaron "Tres danzas alemanas" KV 605 de Mozart interpretadas con gusto y justeza estilística.


El auditorio estaba repleto sobre todo de jóvenes bulliciosos y entusiastas que premiaron las interpretaciones de sus amigos músicos con estruendosos aplausos y penetrantes silbidos, de esos que yo creía que solo podían oírse en un concierto de “rock n’roll” o un similar evento popular... altamente reconfortante, todo ese juvenil entusiasmo premiando la labor de ese centro, de sus alumnos y sus profesores.

 

La página principal de Pedro A. Echarte...

Pedro A. Echarte - Adolfo Villalonga...

Música clásica en Eivissa...