Pedro A. Echarte - Pervivencia de Sefarad

 

Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 421 - Fecha de publicación : 24-07-04



Hace poco más de un año, con motivo de su actuación en el marco de la Fiesta de “Eivissa medieval”, saludaba yo “la memoria de Sefarad” en la persona de Judith Cohen, etnomusicóloga canadiense bien relacionada con nuestra isla, cuyo repertorio tradicional de canciones también es objeto de sus estudios. Hemos tenido ahora ocasión de escuchar nuevamente a la estudiosa canadiense acompañada por su propia hija: Tamar Adams. Pienso que la presentación del dúo Cohen – Adams, madre e hija, reviste de algún modo un profundo significado con relación a las tradiciones que en ellas se encarnan: en un corpus como el cancionero sefardí, donde tantas canciones son acervo femenino, acompañan las labores de las mujeres y están preñadas de sus esperanzas e ilusiones el principal cauce de transmisión se realiza de madres a hijas... el que una estudiosa del fuste de Judith Cohen, que atesora en su memoria tantísimas canciones y sus circunstancias, haya asegurado la permanencia de ese repertorio no solo con publicaciones y estudios a nivel académico, no solo con sus impares recreaciones artísticas, sino que esté transmitiendo la quintaesencia y el espíritu de ese repertorio a su propia hija implica la pervivencia viva de Sefarad.


Como en el recital del año pasado Cohen no se ha limitado a las canciones sefardíes sino que ha recreado, ahora junto a su hija Tamar, bellas melodías de otras tradiciones. Así una canción aborigen canadiense abrió el recital y otra lo cerró, así tuvimos también alguna canción tradicional de los Apalaches, alguna de Galicia, otra extremeña y un romance ibicenco. Pero fue sin duda viajando por los países de la diáspora sefardí donde madre e hija lograron los más hondos acentos... el imperio Otomano fue el principal refugio de aquellos fugitivos que se exiliaban de Sefarad en los últimos años del siglo XV, y las lenguas turca o árabe salpican la lengua “ladina” en que aún hoy se cantan esas canciones y que no es otra que la lengua de Manrique: “recuerde el alma dormida”... Judith Cohen y Tamar Adams se encargaron de despertar nuestras almas con sus bellas voces, clara y cristalina la de Tamar, oscura y profunda la de Judith... y ambas tañendo panderos y violas, darbukas y laúdes y otros instrumentos originarios de tantos países como tantas lenguas se emplearon... así escuchamos la historia del caballero Amadís en el arcaico castellano sefardí salpicado de árabe en un romance procedente de Marruecos, y la misma historia con sus variantes en franco-canadiense, italiano e inglés... porque Judith Cohen emplea estas y muchas otras lenguas solo para recordarnos que, como lo proclamó la canción final en yiddish, “todos somos hermanos”... creo que esta dama y su joven hija, además de serias estudiosas y talentosas divulgadoras de los repertorios tradicionales, son verdaderas embajadoras de la fraternidad humana.

La página oficial de Judith R. Cohen...

La página principal de Pedro A. Echarte...

Músicos que han pasado por Eivissa...