Pedro A. Echarte - Fabulosa colección

 

Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 438 - Fecha de publicación : 02/10/2004

 

Los instrumentos de arco eran desconocidos en la antigüedad, tanto oriental como greco-romana. Su lugar de origen se sitúa en Asia Central, en la cuenca del Aral, y su difusión desde el siglo VIII fue paralela a la expansión del Islam. A partir del siglo X están documentados en Europa, donde rabeles de caja piriforme y fídulas con fondo plano fueron instrumentos muy difundidos durante toda la Edad Media. En el siglo XV se sitúa el nacimiento de las “violas da gamba”, cuyo primer testimonio iconográfico procede de Játiva (Valencia). La familia del violín de cuatro cuerdas (con la moderna viola, el violoncelo, el contrabajo) aparece algo más tarde y al principio no obtuvo la consideración de que gozaban las violas de gamba. Estas gambas, con seis cuerdas y construidas en diversas tesituras, desde el pequeño “pardessus” hasta el gigantesco “violone”, fueron los más importantes instrumentos de conjunto durante todo el siglo XVI. La hora del violín llegó en el siglo XVII con el Barroco, cuando lo llevan a incomparable perfección insuperados artífices cremoneses como los Amati, los Guarnieri, los Stradivari... otros instrumentos de inspiración exótica aparecen también entonces, como la “viola d’amore”, con cuerdas que suenan por simpatía bajo las que son excitadas por el arco, o el extraño “baryton”, con cuerdas que podían ser punteadas por detrás del mango a la vez que otras lo eran por el arco.

Todos estos instrumentos pueden ser contemplados en la exposición de la fabulosa colección de José Vázquez que tiene lugar en el Museo Diocesano: veintiséis violines de diversos “luthiers” y procedencias, diez violas y otros tantos violoncelos, una veintena de violas de gamba de todas las tesituras, dos grandes violones, una viola d’amore, un bariton, un raro violín de cinco cuerdas, una magnífica colección de arcos...


Aunque la exposición está fundamentalmente dedicada a los instrumentos de arco encontramos también algunos otros bellos ejemplares históricos, como dos magníficos clavicémbalos, uno italiano y otro flamenco, un virginal de factura inglesa, un laúd, un órgano positivo y un par de flautas traveseras.

Mientras uno se pasea admirando la variedad de formas de las cajas, las bellas cabecitas que rematan los clavijeros de las violas, las curiosas formas de los oídos, etc., etc... el sonido de los instrumentos lo acompaña, con registros discográficos de las interpretaciones del Orpheon Consort... intérpretes humanos pretéritos o angélicos intemporales cobran vida en la riquísima y bien escogida iconografía, allí apreciamos el gesto y el modo de pulsarlos... con solo dejar volar la imaginación cambiamos de época o ascendemos a celestes empíreos...


Estos instrumentos podrán ser escuchados en los conciertos del Orpheon Consort... mientras tanto allí están en esta bellísima exposición. ¡No se la pierdan!

La página principal de Pedro A. Echarte...

Otros artículos de Pedro A. Echarte sobre el Orpheon Consort...

Músicos que han pasado por Eivissa...