Pedro A. Echarte - Compositores ibicencos

 

Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 449 - Fecha de publicación : 16/11/2004

 

Este año el Conservatorio Superior de Música de las Islas Baleares ha realizado los actos de inauguración de su curso académico en las Pitiusas. El primero de estos actos consistió en la presentación de las ediciones musicales realizadas por el Conservatorio en una actividad sin precedentes en nuestro país para un conservatorio. Las ediciones hechas hasta ahora comprenden obras de compositores originarios de las islas, pero destaca por la calidad de la edición e importancia musicológica la edición facsímil de los manuscritos autógrafos de Frédéric Chopin que se encuentran en el museo dedicado al compositor polaco en Valldemosa. Miquel Estelrich i Serralta, director del Conservatorio, fue el encargado de presentar las ediciones. Joan Antoni Torres Planells realizó a continuación una semblanza del compositor ibicenco Fermí Marí i Oliver y Miguel Ángel Roig-Francolí presentó su propia obra. Escuchamos también breves alocuciones de Jaume Manuel Ribas, director de la filial ibicenca del Conservatorio, de Carolina Torres y de Lurdes Costa, de los departamentos de cultura del Consell Insular y del Ayuntamiento de Ibiza. En la segunda parte del acto la soprano Maria Camps, acompañada por el pianista Bartomeu Jaume, cantó las “Cançons” de Fermí Marí que han sido editadas, y el mismo pianista junto al violoncelista José Enrique Bouché interpretaron la “Sonata per a violoncel i piano” de Miguel Ángel Roig-Francolí.

Las “Cançons” de Marí me sorprendieron, tal vez porque las esperaba folklorizantes y en cambio me evocaron con fuerza el estilo de la “mélodie” francesa de la “belle époque” (Reynaldo Hahn, por ejemplo). La obra de Roig-Francolí, que data de 1984, fue calificada por el propio compositor como “neo romántica”, refiriéndose al estilo que algunos compositores, cansados del vanguardismo, lanzaron al ruedo en la década de los setenta del fenecido siglo XX (la “Einfachheit” (simplicidad) de compositores germanos como Manfred Trojan o Wolfgang Rihm). Yo la calificaría más bien de “neo expresionista”, refiriéndola a compositores activos en las décadas iniciales de ese siglo, cercanos estéticamente a Schönberg pero fieles a la tonalidad (una tonalidad enrarecida y difusa) como Schreker o Zemlinsky. A mí, que no comulgo con ningún “neo” y sigo fiel a las vanguardias de mi juventud, me resulta difícil aceptar tal obra viniendo de los ochenta (creo que una obra se valora según el punto de la historia de su arte en que se inserta, como escribe Milán Kundera en un magistral ensayo) pero la aprecié como expresivamente densa, muy bien construida y de un interés contrastado que no decae en ningún momento.

Los instrumentistas y la cantante lucieron una gran profesionalidad y bellas dotes interpretativas en este breve recital que nos ha dado a conocer obras hasta ahora inéditas de compositores ibicencos. Ha sido un acto de gran interés.

La página principal de Pedro A. Echarte...

Música clásica en Eivissa...