Pedro A. Echarte - Ecos de címbalos

 

Ultima Hora Ibiza - Artículo Nº : 288 - Fecha de publicación : 19-07-2002

 

En el Auditorio de Cas Serres comenzó el día 13 un ciclo con el que la Conselleria de Cultura del Consell Insular se propone promover la actividad pública de los concertistas de las Pitiusas, iniciativa que de regularizarse ayudará sobre todo a que los nuevos intérpretes que la creciente oferta en el campo de la educación musical va produciendo establezcan un necesario diálogo con la sociedad a la que pertenecen. ¡Enhorabuena!

En este recital inaugural tuvimos ocasión de escuchar nuevamente la labor del “Dúo Yebisah” de piano a cuatro manos que integran Elvira Ramon Riera y Adolfo Villalonga Juan, bien conocidos ya por nuestro público. Los artistas repitieron íntegramente el programa que habían ofrecido en febrero en Can Ventosa, hecho muy comprensible dado que ambos intérpretes realizan en la isla múltiples tareas como enseñantes y no gozan de una dedicación completa como para renovar frecuentemente sus repertorios. "Sonata en si bemol mayor" KV 358 de Mozart, cuatro de los "Seis dúos" Op. 11 de Rachmaninov (reprochable que nuevamente cometieran el error de consignar Op. 2, haciendo caso omiso de que en mi artículo de febrero yo había dejado bien claro que el número de opus de estas piezas es el 11) y diez de las veintiuna "Danzas húngaras" de Johannes Brahms fueron entonces las obras nuevamente propuestas. Dado que no deseo repetir precisiones vertidas en aquel artículo sobre las obras solo diré que en las maravillosas y conocidas danzas Brahms (como también Liszt, quien a pesar de haber nacido en Hungría tenía poco de húngaro, en sus "Rapsodias húngaras") entiende por “húngara” la que en realidad era música de los “tziganos” (gitanos de Europa oriental) de la misma manera que nuestro “flamenco” es “la música española” para muchos públicos en el vasto mundo. Bartók, Kodály y otros etnomusicólogos del siglo XX se ocuparon de aclararnos ese punto. En todo caso Brahms aprehende en sus danzas los cimbreantes ritmos de los “címbalos” que son la quintaesencia de esa música “tzigana”, así como sus inflexiones melódicas de origen asiático.


El hecho de que “Yebisah” repitiera programa nos permitió calibrar perfectamente la medida de su progreso como dúo; algunos abruptos contrastes dinámicos de febrero a mi parecer poco mozartianos han sido ahora limados cuidadosamente. Los artistas ibicencos “bordaron” nuevamente su Rachmaninov con si cabe aún mayor sutileza (Barcarola) y nervio rítmico (Scherzo). Pero sobre todo esos cimbreantes ritmos que he señalado en Brahms se lograron esta vez con una mayor convicción y veracidad estilística. Dado el entusiasmo del escaso público los artistas nos “bisaron” la quinta de esas danzas. Es realmente lamentable que ese esfuerzo institucional por promover a nuestros intérpretes encuentre tan poco eco en nuestra sociedad. Esperamos que la asistencia aumente en las próximas citas. ¡Un bravo para “Yebisah”!

La página principal de Pedro A. Echarte...

Pedro A. Echarte - Adolfo Villalonga...

Música clásica en Eivissa...