Enrique Marí Tur - Carta abierta al alcalde de Eivissa

 

Diario de Ibiza, 30 de agosto de 2005

 

El día 22 de agosto, el coche propiedad de mi hija minusválida, con la tarjeta de minusválido bien visible, fue sancionado y retirado por la grúa municipal por sobrepasar el horario de aparcamiento para minusválidos sito en la calle Bartolomé Roselló, al final de la parada de taxis.

Ante este hecho, pregunto al señor alcalde:

1) ¿Por qué no se le aplicó la nueva normativa -incluso para toda Europa- que le permite aparcar, siempre con la tarjeta de minusválido bien visible, en cualquier sitio mientras no interrumpa ni obstaculice la circulación, como era su caso, ya que en dicha parada de taxis es bien sabido que a la hora de la denuncia (última hora de la tarde) y casi todo el día es imposible tomar un taxi?

2) ¿Es justo, humanitario y ético privar a un minusválido de su medio de transporte y obligarle, por la imposibilidad de coger un taxi, a hacer el recorrido desde allí hasta el depósito municipal -unos 2 kilómetros- andando con la silla de ruedas en una noche algo fría y con muchos riesgos al tener que cruzar las carreteras sin pasos de peatones? En el caso de estricta infracción, ¿no habría sido lo justo y adecuado imponer la sanción y dejar el coche?

3) ¿Por qué su subordinado, el concejal jefe de la Policía Local no le ha concedido todavía la cita que le solicitó al día siguiente a través de su secretario, que le dijo que le llamaría enseguida?

4) Primero pagar y después retirar el coche, fue la única respuesta que recibió del agente nº 187 y del jefe en funciones, aquella noche, de la Policía Local. ¿Es ésta la solidaridad con los minusválidos?

Considero necesario exponer todo esto a la opinión pública para que otros en circunstancias similares no se lleven la sorpresa y le agradecería me diera respuesta a estas preguntas. Gracias por anticipado.

 

Artículos ajenos...

Accesibilidad...

Movilidad...