Juan Manuel Grijalvo  -  Vida y vivir más

 

Dedicado a  J.

 

Ultima Hora,  13 de julio de 2003

 

Tenía pendiente la respuesta a una pregunta:  "¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?"

Para contestarla he tenido que darle otro repaso a uno de mis artículos filosóficos inacabados... o mejor dicho, inacabables: el que trata de la definición cualitativa y cuantitativa de la vida. Con eso podré encuadrar mejor lo de vivir "MÁS".

Veamos... ¿cómo define usted eso de vivir? Por reducción al contrario, bastaría con no estar muerto. Pero no es lo mismo vivir que estar vivo. Bueno, digamos que es "vivir la vida".

¿Y qué es eso de la vida? Buscando otra antítesis, usted me entiende sin más cuando le digo que "esto no es vida"... La vida es la "buena vida".

Ahora que hemos acotado un poco los términos, intentaré una definición más positiva. Empezando por lo elemental, la vida tiene una serie de necesidades. No se puede vivir sin comer, sin beber, sin dormir a cubierto, sin cierta higiene... Nuestra civilización nos resuelve un montón de papeletas. Nos mantiene bien alimentados, y nos permite tener viviendas con saneamiento, calefacción, refrigeración, etcétera. Hoy por hoy, eso implica una red de conducciones de agua corriente y electricidad, alcantarillado, sistemas de transporte... y un suministro permanente de petróleo. En fin, ya ve usted que esto de vivir a secas se ha vuelto bastante complicado.

Lo que excede de lo necesario es tal vez superfluo, pero ya ve usted que todo lo que da color a la vida siempre resulta ser un lujo y, como tal, prescindible.

Y es que la "buena vida", la vida de calidad, es cara por definición... La hay más barata, pero no es lo mismo. Toda esta serie de necesidades más o menos perentorias, más o menos artificiales, se puede describir en términos de dinero. Hemos de consumir bienes y servicios que tienen un coste. Pero nuestro curioso sistema económico llama "coste de la vida" a lo que es más exactamente su precio, su valoración en el mercado. En otras palabras, la vida es dinero.

Todo este andamiaje que sostiene nuestro modo de vida resulta cada vez más difícil de montar, y por ende, cada vez más caro. Para mantenerlo hay que ser rico.

¿Y cómo define usted eso de ser rico? Antes era tener fortuna. Ahora, el fisco grava los patrimonios. Para ser rico - y seguirlo siendo - hay que tener rentas.

La vida se puede medir. Es la cantidad de tiempo que nos queda en este mundo. Y también se compone de ciertas cualidades positivas. Por ejemplo, "salud, dinero y amor". La mercancía más preciada ha sido, es y será siempre el elixir de la eterna juventud. Cualquier producto que prometa mantenernos el vigor se venderá bien. Si encima es verdad, el éxito está asegurado: ahí tiene usted la Viagra.

¿La vida tiene sentido? A nivel de mera hipótesis, el sentido de la vida es lo que hacemos con el tiempo. Vivir es cambiar tiempo por realización personal. Es poner en práctica los proyectos que trazamos en nuestra juventud. Pío Baroja lo dijo así:

"Las cosas buenas que produce el escritor y todo hombre en general son las que se cocieron en su cabeza desde los quince a los veintitrés años. No sé si estaré equivocado, pero me parece que no; esos años son más decisivos en la vida de la persona que todo lo que viene después, por importante que sea".

En "Infra del Dragón", Gueorgui Gurevich nos dice: "Aishá, está usted saturada de prejuicios médicos. Según usted, una persona no tiene otro derecho que morirse de una grave, penosa y a veces larga enfermedad. Pero nosotros, los cosmonautas, medimos las cosas de la vida de otra manera. Las medimos por los hechos, no por los años".

Y por fin me dispongo a contestar la pregunta... "¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?"

Pues la respuesta depende de cómo defina usted la vida. Si se queda usted en la cantidad, las estadísticas dicen que las mujeres viven más años... que los hombres, naturalmente. Pero si consideramos los factores cualitativos, también dicen que tienen peor salud al envejecer. La incidencia de artritis, osteoporosis, Alzheimer, etcétera, es mayor. En cuanto al dinero, su situación tampoco es envidiable. Las amas de casa no tienen jubilación y las pensiones de viudedad no suelen llegar ni al salario mínimo. Y de amor... mejor no hablar.

Y si mide usted la vida en hechos, el dilema clásico es el de Aquiles. Los dioses le dieron la opción entre una vida corta y gloriosa... y otra larga y oscura. De alguna manera, Aquiles aún vive hoy, porque usted y yo todavía nos acordamos de su nombre, es decir, de él... y de Helena de Troya. En cambio, ya dijo Agustín Díaz Yanes que "Nadie hablará de nosotras cuando estemos muertas".

En cuanto al "por qué" de la mayor duración de la vida de las mujeres, tal vez se deba a factores biológicos derivados de la selección natural... o tal vez a causas sociales. Ahora van asumiendo más roles masculinos, con sus hábitos negativos asociados: alcohol, tabaco, competitividad, "stress", etcétera... Quizá las estadísticas se vayan nivelando en el futuro.

Y no se puede hablar de la vida sin hablar de la muerte. Si ha leído usted "The Lord of the Rings", "El Señor de los Anillos" de Tolkien, podemos volver otro día sobre ese tema, a la luz de los Silmarilli y del Phial de Galadriel. Si no lo ha leído... pero bueno, ¿a qué está esperando? Es uno de los mejores libros de todos los tiempos.

juan_manuel@grijalvo.com  (con un "guión bajo" entre los nombres)

 

Una cita de Marvin Harris, en "Caníbales y reyes", publicado hacia 1977

En Estados Unidos, criar un hijo hasta la edad universitaria les supone a los padres de clase media una inversión de ochenta mil dólares. Sólo recuperan una parte mínima, sea en dinero, en bienes o en servicios. No niego que también influyan otros factores, como el placer de ver crecer a los hijos, pero... ¿quién dirá que es mayor el placer de ver crecer a diez hijos para que lleguen a ser camareros que el de ver crecer a uno solo, y que llegue a cirujano? ¿O que es más satisfactorio para una mujer criar a un cirujano que serlo ella misma y no criar a ninguno?

 

Agustín Morales  -  Reflexiones sobre la vida y el sufrimiento  -  en reconstrucción

 

Filosofía...

Los Papalagi...

Unmanned and Witless (pendiente)..