Juan Manuel Grijalvo - Halifirien número Dos - Carta de este editor

 

Mae govannen!

Ha pasado algún tiempo desde que aparecieron los números cero y uno de Halifirien. Podría empezar con un "Como decíamos ayer..." y hacer como si no hubiera ocurrido nada en todos estos años... Tal vez procedería que explique las razones del retraso del "avión charter". Pero Halifirien no es para contarle mi vida. Si le interesa eso, clique en el siguiente enlace: Algo sobre mí mismo. Y si quiere saber qué otras cosas he estado haciendo, vea mi página personal.

Centrándonos en la larga gestación de este número, ya intuía usted que el trabajo de un editor en los años ochenta del siglo pasado era mecánico en gran medida. Lo único divertido era seleccionar el material. El resto consistía en mecanografiarlo, hacer una maqueta, sacar fotocopias, componer los cuadernillos, graparlos, ensobrarlos, escribir las direcciones de los queridos suscriptores, pegar los sellos, llevarlos a Correos... Parece poco creativo, porque no lo es. De manera que cuando mis obligaciones me impidieron seguir haciéndolo, Halifirien quedó congelado en el disco duro del Amstrad, en espera de tiempos mejores...

Mientras tanto el grupo de Elche fundó la Sociedad Tolkien Española, a la que me adherí en cuanto supe de su existencia. No pude implicarme como socio activo por las mismas razones que mantenían Halifirien en el limbo informático. En cierto momento se me pasó hacer la transferencia de la cuota y me dieron de baja por falta de pago. Considerando que mi mayor contribución a la continuidad de la "fandom" ha sido recomendar a todo el mundo la domiciliación bancaria, la cosa tiene miga...

A medida que iba apareciendo eso que se ha dado en llamar "las nuevas tecnologías", este editor veía cómo los demás desertaban de los sistemas "convencionales", invertían bastante dinerito en equipos informáticos y convertían sus fanzines en sitios de Internet. Hay tres formas de hacer las cosas, a saber, bien, mal, y como las hace este editor. En 1994 compré un ordenador de bolsillo Psion y empecé a escribir cartas y recopilar material escrito para usarlo en el futuro. Luego, un módem y un acceso internet de pago. Y al cabo de unos cuantos meses un ordenador de sobremesa. Que venía a ser sobre todo un periférico carísimo para el Psion...

Pero seguía sin recuperar Halifirien. Un buen día me ofrecieron un dominio en Internet. Repetí la historia del módem y lo compré, sin saber muy bien para qué sirve ni cómo se usa... Bueno, ya ve usted que yo trabajo así.

Y en marzo de 2001 recibí el mensaje que sigue:

Asunto: halifirien?
Fecha: Sun, 25 Mar 2001 17:48:33 +0200
De: "miquel"
A: Juan Manuel Grijalvo

Això és cosa teva?

http://www.arrakis.es/~gildor/halifirien.htm

salut,
miquel

Como aún estaba en línea mientras leía el correo, pinché el enlace y no creo que pueda usted imaginarse mi sorpresa cuando vi salir en la pantalla algo que se parecía mucho, mucho a Halifirien. Así que envié un mensaje al webmaster, entre otras cosas porque no sabía quién era. Se trata de Abel Ferrer, que según la lógica de mi fichero de queridos suscriptores hubiera sido el primero en recibir noticias de este número dos por correo: lo tengo ordenado alfabéticamente... por nombre de pila. Y desde que lo metí en el Psion he estado viendo su nombre cada vez que lo abro. ¿Coincidencia... o telepatía? Sólo Eru lo sabe...

Como ya tenía en la cabeza lo de montar un sitio en Internet para otras cuestiones, he ido dedicando algo de esfuerzo a recuperar material antiguo, a conseguir algo nuevo y a convertirlo todo en HTML. En septiembre de 2001 puse en la red las primeras cuatro páginas. Y aquí tiene usted el número dos de Halifirien. Se lo debe a Gildor.

Para algunos, demasiados, de mis queridos suscriptores, este número llega tarde, porque ya no están en este mundo. Sólo puedo decir que "I am very sorry, Mr Gamgee. But now I've come back, I'll do my best to make amends."

 

Sigue la "carta de este editor" que tenía hilvanada en 1989:

"Cabe empezar recordando que en el número cero se decía que la 'carta de este Editor' NO es una sección fija de 'Halifirien'. Pero mientras el grupo no 'despegue', o sea, hasta dentro de muy poco, puede resultar útil mantenerla como cantera de ideas.

Este número es un intento de contestar parte de las cartas atrasadas. Por extraño que pueda parecer, mi primera idea al hacer esto fue la de reducir mi correo referente a Tolkien; una carta circular a mis numerosos corresponsales me ahorraría trabajo y serviría para dar más información a todos. La conclusión lógica era iniciar un fanzine en inglés. Pensándolo mejor, se me ocurrió que sería redundante que yo hiciese desde aquí otro producto para el concurrido mundo anglosajón y que valía más hacerlo en castellano y otras lenguas peninsulares e insulares. Al parecer, había una demanda insatisfecha para una cosa así, que sigo intentando cubrir en la medida de mis fuerzas. Pero... No sé aún qué me deparará el futuro. Esperad otro número de Halifirien cuando lo veáis.

Ya os decía en septiembre (de 1988...) que me había casado. Como natural consecuencia, esperamos prole en breve. Por otra parte, sigo de secretario de l'Ateneu Cultural d'Eivissa; también intento mantener el contacto con mis numerosos corresponsales y clubes. Para postre, me han hecho administrador de la comunidad de vecinos.

Soy el primero en lamentar las omisiones en la sección de cartas recibidas, que se han escogido un tanto arbitrariamente; pero como esto no es exactamente una revista de actualidad, todas las que tengo en el archivo pueden salir publicadas, independientemente de su fecha. Espero reparar, pues, los injustos olvidos de que os estoy haciendo víctimas. Si he dejado de publicar algo importante para vosotros, insistid.

Encontraréis en este número algunas opiniones sobre los juegos de rol; no todo el mundo piensa igual sobre ellos. No es un asunto baladí. A mi ver, la cuestión central no es si son o no fieles a la obra escrita de Tolkien, sino si son válidos por sí mismos. ¿Qué habría dicho el Profesor de ellos? Os invito a reflexionar y poner por escrito vuestras aportaciones".

Espero que me diga lo que le gusta y lo que no en :

juanm@grijalvo.com

Namarië!

Aulendil           

Volver al índice de Halifirien Dos...