Juan Manuel Grijalvo - Room in Bree - Sitio en Bree

 

English translation

 

Por razones que veremos más adelante, abro este trabajo con la siguiente cita de Tolkien:

"We all know the differences in kind, but we are not always sure how to place anything that we hear. A child may well believe a report that there are ogres in the next county; many grown-up persons find it easy to believe of another country; and as for another planet, very few adults seem able to imagine it as peopled, if at all, by anything but monsters of iniquity." (On Fairy-Stories, page 42). Todos sabemos distinguir una especie de otra, pero no siempre estamos seguros de qué hemos de pensar sobre lo que oímos. Si alguien se lo dice, un niño puede muy bien creer que hay ogros en el condado vecino; a muchas personas mayores les resulta fácil creerlo sobre otro país; y sobre otro planeta, muy pocos adultos parecen capaces de imaginárselo habitado, si acaso, por otra cosa que por monstruos de iniquidad.

La Tierra Media está poblada por diversas especies de seres antropomorfos. Generalmente se mantienen separadas. Bree es una sociedad multirracial, donde Hombres y Hobbits conviven en armonía, pero es un caso único. "Nowhere else in the world was this peculiar (but excellent) arrangement to be found" (I, 204), en ningún otro lugar del mundo se encontraba este arreglo peculiar, pero excelente.

Para mí, lo que nos cuenta Tolkien sobre la Tierra Media es tan "real", por lo menos, como muchos textos que pasan por ser crónicas de hechos históricos, y no son más que publicidad pagada... por los vencedores, naturalmente. Las obras de Tolkien tienen "aplicabilidad". Veamos a qué le suena la siguiente cita:

"The Men and Dwarves were mostly talking of distant events and telling news of a kind that was becoming only too familiar. There was trouble away in the South, and it seemed that the Men who had come up the Greenway were on the move, looking for lands where they could find some peace. The Bree-folk were sympathetic, but plainly not very ready to take a large number of strangers into their little land. One of the travellers, a squint-eyed ill-favoured fellow, was foretelling that more and more people would be coming north in the near future. "If room isn't found for them, they'll find it for themselves. They've a right to live, same as other folk," he said loudly. The local inhabitants did not look pleased at the prospect" (I, 211).

Los Hombres y los Enanos hablaban mayormente de sucesos en lugares lejanos, y traían noticias de una especie que ya se estaba volviendo demasiado familiar. Había conflictos allá en el Sur, y al parecer, los Hombres que habían venido por la Vía Verde eran emigrantes, en busca de países donde pudieran hallar algo de paz. Los lugareños de Bree les expresaban su solidaridad moral, pero claramente no estaban muy dispuestos a recibir un gran número de extranjeros en su pequeño país. Uno de los viajeros, un tipo poco favorecido, de ojos oblicuos, pronosticaba que cada vez vendría más gente al Norte en el futuro próximo. "Si no se hace sitio para ellos, lo encontrarán ellos mismos. Tienen derecho a vivir, igual que cualquier paisano", dijo a voces. Esta perspectiva no era muy del gusto de los lugareños...

Y esto era en la Tierra Media. Aquí y ahora, cuando hay problemas en el Sur, las personas huyen, por ejemplo, hacia el Norte. Ahora no hay guerras, hambre ni peste en la Europa occidental. Durante muchos siglos - hasta la primera mitad del XX, inclusive - era todo lo contrario. Millones de europeos emigraron, por ejemplo, hacia América. A las personas que ya están instaladas en cualquier parte no les parece maravilloso que aparezcan de pronto ingentes masas de forasteros y se instalen por las buenas en la casa de al lado.

Nuestros amigos Hobbits oyen hablar de estos asuntos durante su breve estancia en Bree. Al pasar por allí en el viaje de vuelta, les dicen que los forasteros se han hecho salteadores de caminos. No los han visto porque no se atreven con gente armada. Como dice Gandalf, "if they are afraid of just five of us, then we have met worse enemies on our travels" (III, 330). Si se espantan de sólo cinco de nosotros, hemos encontrado enemigos peores en nuestros viajes. La asociación entre inmigración y delincuencia no es ninguna novedad. Lo que no hace Tolkien aquí es cuantificarla: ¿todos ellos, sin excepción, se han hecho maleantes? ¿Hasta el último?

A su regreso a la Comarca, se topan con el problema de un modo mucho más crudo. Nada más llegar al puente sobre el Brandywine, encuentran a un viejo conocido: Bill Ferny. Los forasteros se han hecho literalmente los amos. Si Sharkey hubiera tenido un poco más de tiempo, tal vez la situación hubiera dejado secuelas irreversibles.

Saruman emplea varias palancas de poder. Tal vez, el deseo de los "shirriffs" de conservar un salario fijo... Las ganas de aparentar importancia de algunos imbéciles... La desvergüenza de unos cuantos granujas... Una ideología vagamente socialista, o nacional-socialista, que se resume en aquello de "gathering... for fair distribution" (III, 355)), juntar cosas "para repartirlas equitativamente"... con cartillas de racionamiento. Por supuesto, el miedo. Y, sólo en última instancia, la violencia. Los Hombres de Sharkey han llegado a poner de rodillas y a su servicio casi toda la sociedad Hobbit. El único núcleo de resistencia organizada es la aristocracia rural de Tuckland y sus vasallos, que no son lo bastante fuertes para recuperar el control. Y eso se tendrá que hacer por la fuerza:

"But if there are many of these ruffians," said Merry, "it will certainly mean fighting. You won't rescue Lotho, or the Shire, just by being shocked and sad, my dear Frodo" (III, 347). Pero si hay muchos de estos rufianes, dijo Merry, ciertamente habrá pelea. No vas a rescatar a Lotho, o la Comarca, sólo por tener un trauma y deprimirte, mi querido Frodo... Ahora quizá diríamos "por ser políticamente correcto"...

Nuestros héroes consiguen controlar la situación con una dosis moderada de violencia, pero la Comarca es sólo una parte diminuta de la Tierra Media. Los Hobbits, sin ser una perita en dulce desde el punto de vista militar, no son enemigo para una partida grande de Hombres o de Orcos, a poco expertos que sean en tácticas de contrainsurgencia. Si Sauron hubiera ganado la guerra, su destino habría sido... no tengo palabras.

Por buena fortuna, y por el canto de un penique, el vencedor ha sido Elessar Telcontar. Ha unido los Reinos del Norte y del Sur, y "the King's messengers will ride up the Greenway now, not bullies from Isengard" (III, 345). Los mensajeros del Rey vendrán por la Vía Verde ahora, no los chulos de Isengard... ni los ejércitos de Mordor.

A estas alturas ya se estará preguntando usted a dónde quiero llegar con todo esto. Las obras de Tolkien tienen "aplicabilidad". Tolkien niega con una vehemencia sospechosa que "The Scouring of the Shire" tenga nada que ver con lo que hallaron en sus casas los que volvían de las trincheras al fin de la primera guerra mundial (Foreword, 12). "Excusatio non petita...", ya sabe usted.

En Europa estamos haciendo una unión económica con los criterios del Maestre de los mercaderes de la Ciudad del Lago: "giving his mind to trade and tolls, to cargoes and gold, to which habit he owed his position (H, 190)": entregando su mente al comercio y los portazgos, a los embarques y al oro, a cuyo hábito debía su posición.

Nos dicen que la economía traerá la unión política, y que cuando lleguemos a ese puente ya lo pasaremos. Mientras tanto, el Maestre hace lo que le da la gana en nombre de los pueblos. Como si fuera un Senescal infiel, gobernando un reino ajeno con objetivos que... no me gustan. Mientras tanto, los "sans papiers" de Notre-Dame de Paris (1) llegan a miles a las puertas de las ciudades. Asistimos como espectadores impávidos a tragedias espantosas donde los protagonistas mueren de verdad ante nuestros ojos, como en los "snuff movies".

La solución de Tolkien no es ninguna tontería. Un Rey que sea a la vez una figura mítica de primera línea, como Aragorn, puede llevar a cabo la unión política de los pueblos de Europa en torno a su dinastía. Su influencia se extiende desde el Centro hacia el Norte, el Sur, el Este y... el Oeste. Aunque en esa parte de la Tierra Media haya, digamos, poderes imperecederos que vale más no contrariar...

Todo eso le parecerá difícil... Totalmente de acuerdo. Pero permítame una pregunta: ¿cómo estará Europa dentro de diez años si seguimos como hasta ahora? Relea usted "The Lord of the Rings", El Señor de los Anillos. La respuesta a eso... también está ahí.

Aulendil

(1) Me refiero al maravilloso musical de Richard Cocciante y Luc Plamondon, basado en la novela de Victor Hugo.

juan_manuel@grijalvo.com

 

Volver al índice de Halifirien Cuatro... (pendiente)

Extranjeros en Eivissa...