PSN > Artículos

Halifirien Número 0

Mellon > Halifirien

-----------------
HALIFIRIEN
-----------------

Número Cero --  Sep 87

Versión 1.00 - Sep 87

Para los que amamos la Tierra media

Dedicado a Nancy Martsch. Sin su ejemplo jamás me habría decidido.

Editor  :  Juan Manuel GRIJALVO                                                            juanm@grijalvo.com

                CONTENIDO

                Carta de este Editor
                Las Manos de un Rey, por David Cofield
                Normas de suscripción
                Algunas direcciones útiles
                Librerías que venden por correo
                ¿Quién recibe el Número Cero?

 

                CARTA DE ESTE EDITOR

                Mae govannen !

                Tenéis entre las manos el "número cero" de 'Halifirien', que quiere ser un "fanzine" para los amigos de Tolkien, escrito básicamente en castellano. De momento no hay otras pretensiones. Su nombre, como el de Tom Bombadil, es la mejor explicación de la revista. 'Halifirien', como todo el mundo sabe, es una de las almenaras de Gondor, la más occidental de todas. Llama a los que tengan ojos para ver que acudan en ayuda de Minas Tirith. La situación, sin ser la misma, se parece un poco. Los amigos de Tolkien, que seguramente somos bastantes más de los que creemos, estamos aislados; nada nos agrupa. Alguien tendría que encender una luz en esta oscuridad, para que vayamos tendiendo puentes y creando vínculos. 'Halifirien' pretende ser simplemente un tablón de anuncios, un punto de contacto y un vehículo de comunicación. Bien mirado, no es poco. En vuestra mano está sacarle todo el partido que podáis.

                Este Editor no se compromete a publicar 'Halifirien' con una periodicidad determinada. Su propósito es ir metiendo material en la máquina, y cuando éste alcance un volumen óptimo desde el punto de vista de las tarifas postales, proceder a su paginación y confección. Como los aviones 'chárter' saldrá cuando esté completo.

                Un 'fanzine' puede definirse como una carta colectiva que todos los colaboradores escriben unos a otros. Habrá las secciones fijas habituales en ellos, como noticias breves, información sobre otras publicaciones, artículos traducidos y, por supuesto, las que los queridos suscriptores tengáis a bien comprometeros a confeccionar (si, esto quiere decir "tú"). La carta de este Editor NO será una de ellas. Las de los queridos suscriptores se regirán por las siguientes

reglas del juego :

- a)    Salvo mención expresa, su contenido se entenderá puesto a disposición de este Editor para ser publicado.
- b)    Cosa que, por otra parte, este Editor no vendrá obligado a hacer.
- c)    Tampoco puede comprometerse a contestarlas, aunque lo intentará.
- d)    Este Editor procurará ser exigente con el material a incluir, por respeto a los queridos suscriptores, a si mismo y sobre todo a Tolkien que nos ha colocado el listón de excelencia literaria a tal altura que, realmente, pocos de entre nosotros podrán alcanzarlo. Pero no hay que renunciar al intento.
- e)    'Halifirien' no rehuirá temas polémicos, por remota que sea su vinculación con la Tierra-media. Este Editor procurará no intervenir en eventuales controversias.
-  f)    En consecuencia, todas las colaboraciones aparecerán firmadas con epesse o nombre y reflejarán exclusivamente las opiniones de sus autores.

                Naturalmente, estas reglas pueden ser cambiadas en cualquier momento, a sugerencia de uno o varios de los queridos suscriptores o, por qué no decirlo, a voluntad de este Editor. Ningún Editor es demócrata, como habréis podido comprobar muchas veces. Este tampoco.

Algunas advertencias :

- a)    Este número cero se produce con un ordenador dotado de proceso de textos y por lo tanto, podrá ser y será actualizado en cualquier momento, hecho al que aluden las palabras 'Versión 1.00' en la cabecera. Los nuevos queridos suscriptores recibirán como aviso de navegantes la versión corriente de 'Halifirien' número cero.
- b)    Este Editor se propone emplear en 'Halifirien' número uno las cartas recibidas antes de la aparición del cero, a efectos de mutua presentación y contacto. Si alguien tiene inconveniente, que lo diga cuanto antes.

Declaración de "Copyright"

- a)    La política de "Copyright" será la de permitir la reproducción de artículos, ilustraciones u otro material, siempre que se cite el nombre del autor y el de 'Halifirien'. Quien desee otro tratamiento, deberá comunicarlo a este Editor.
- b)    Si algún querido suscriptor somete artículos u otro material publicado anteriormente, o bien original de terceras personas, debe aportar asimismo pruebas documentales de que no hay problemas de "Copyright" con la otra revista o con el autor.

Algo sobre idiomas

- a)    'Halifirien' se hará básicamente en castellano, pero este Editor no tiene inconveniente en publicar trabajos escritos en cualquier otra lengua. Ruega, por razones prácticas, que vengan preparados para la fotocopiadora y acompañados de un resumen amplio en castellano.
- b)    Este Editor aborrece las traducciones y cree que todo lector de Tolkien, por el mero hecho de serlo, debe estudiar el inglés para leer sus obras en el original. Pero como que le han dicho que esto no es comprendido aún por todo el mundo, se ha resignado a hacerlas y hasta a incluirlas en esta publicación.
- c)    Si un querido suscriptor aporta traducciones propias de artículos ajenos, debe aportar copia del original y pruebas de que los titulares del 'Copyright' autorizan la publicación en 'Halifirien'.
- d)    Este Editor traducirá como mejor sepa las comunicaciones que le lleguen en los idiomas que conoce, pero no puede responder de la total fidelidad de sus versiones.

Algunas ideas :

- a)    'Halifirien' se editará en fotocopia reducida a formato DIN A-5. Si un texto se remite listo para su reproducción, o sea, sobre folio DIN A-4, con las ilustraciones, etc., la probabilidad de que aparezca es mucho más alta que si se remite manuscrito, por razones obvias.
- b)    Se sugiere a los queridos suscriptores que hagan copias del presente y las pasen a quienes lo merezcan. Cuantos más seamos, más reiremos. Los portugueses también serán muy bienvenidos.
- c)    Según el uso antiguo y aceptado de la "Tolkien fandom", 'Halifirien' está abierto al intercambio con publicaciones afines. Se invita a los queridos suscriptores a informar a este Editor de la existencia de cuantas crean que pueden serle de utilidad para mejorar la presente. De todas ellas se dará cuenta en sus páginas.
- d)    'Halifirien' no puede ser el vehículo de toda la comunicación entre los queridos suscriptores que deseen dialogar entre ellos. Para eso está la correspondencia. Puesto que se trata de una simple revista, la relación entre los suscriptores no es publica. Sólo aparecerán las señas de aquellos que lo pidan explícitamente.
- e)    Por otra parte, según el sistema de 'Beyond Bree', anualmente aparecerá un directorio. Sólo figurarán en él los que lo digan expresamente, y sólo se enviará a quienes lo soliciten. Para ello basta marcar las casillas previstas en el cuestionario a tales efectos.

                Bien, espero respuestas, artículos, sugerencias y sobre todo material gráfico, que no estoy en condiciones de producir por mi cuenta. Entre todos haremos un 'Halifirien' hermoso.

Aulendil

 

He aquí un ejemplo del material que me gustaría tener

LAS MANOS DE UN REY, por David Cofield

                "Las manos del Rey son manos que sanan", dijo Ioreth, mujer sabia de Gondor. Al hacer presente este recuerdo del pasado de su país, Ioreth no sólo ayudó a salvar la vida a varios de los principales personajes del "Señor de los Anillos", sinó también expresó una creencia que estuvo extendida en algunas zonas de Europa occidental, igual que en la Tierra-media.

                Durante la Edad Media, se creía que los monarcas de Francia e Inglaterra tenían el poder divino de curar la escrófula, nombre que se daba en la época a varias enfermedades e infecciones de la piel. De hecho, la escrófula también era conocida como "el Mal del Rey". Se creía que tal facultad descendía a los gobernantes en la coronación, al ser ungidos con el sanro óleo. Los monarcas frabceses dijeron tenerla desde los tiempos de Clodeveo, en el año 481, hasta Luis XVI, el que fue decapitado en 1793. Y sabemos que en Inglaterra  esta práctica comenzó con el Rey Eduardo el Confesor, antes de la conquista normanda, y duró hasta la muerte de la Reina Ana, en 1714. "Bonnie Prince Charlie", el pretendiente Estuardo, mantuvo la costumbre hasta 1745.

                La cura de la escrófula, según la practicaban los monarcas medievales, recuerda mucho a los actuales "sanadores por la fe". La Reina Isabel I oraba, y luego "apretaba las llagas y úlceras" de los pacientes, "valientemente y sin repugnancia". La Reina Ana impuso las manos a cientos de enfermos en grandes ceremonias, y el Domingo de Pascua de 1686, Luis XIV de Francia tocó a mil setecientas personas. Es posible que hubiera algunas "curaciones", o por lo menos mejorías pasajeras, pero la mayoría de los casos debieron ser como el de Samuel Johnson, que tuvo cicatrices de escrófula hasta su muerte, pese a que la Reina Ana le impuso las manos en 1712.

                J.R.R. Tolkien conocía sin duda esta antigua creencia en los poderes salutíferos de la monarquía, y dotó a Aragorn, heredero de Elendil, de unas capacidades parecidas, pero superiores, como parte de su real herencia. Tolkien vinculó los poderes de Aragorn con su posición como uno de los "hijos de Lúthien" en una de sus cartas (la núm. 155 de la edición de H. Carpenter). Puede que Lúthien recibiera estas facultades de su madre Melian, una Maia que servía a Estë, la que cura el dolor y la fatiga (ver el Valaquenta). Otros descendientes de Lúthien las heredaron también. Las consejas de Ioreth decían que los Reyes  de Gondor eran conocidos por su capacidad de curar. Elrond, un descendiente mucho más próximo de Lúthien, salvo la vida y el alma de Frodo al sacarle del hombro la esquirla envenenada de Morgul; la Reina Arwen Undómiel prescribió el remedio para los males mentales y emocionales del Portador del Anillo.

                Sin embargo, los curanderos reales de Tolkien eran muy diferentes de los monarcas medievales, que se basaban en la fe de sus súbditos en su vinculación con la divinidad para cualesquiera curaciones que puedan haber conseguido. Tolkien dijo que los poderes de Aragorn podían considerarse "una mezcla de magia con farmacia y procesos hipnóticos" (Carta núm. 155). En otras palabras, Aragorn y sus reales antepasados, igual que Elrond y otros hijos de Lúthien, tenían ciertos poderes salutíferos que sólo podían describirse como mágicos. Además, puede que tuvieran conocimientos médicos, transmitidos oralmente de un curandero a otro. Parte de esta información pudo haber sido de dominio público, y haberse perdido a medida que los saberes de Númenor se iban olvidando. Y a veces, los hijos de Lúthien pudieran haber empleado materiales corrientes, que adquirían en sus manos poderes extraordinarios o especiales. El herborista de las Casas de Curación desprecia las escasa virtudes del "athelas", cuando lo usaban los plebeyos. El real toque de Aragorn despertaba los poderes superiores latentes de la planta.

                ¿Cómo practicaba Aragorn sus curaciones? Seguramente, no con la simple imposición de manos, según la técnica de la realeza medieval y los "sanadores" modernos. Cuando los Nazgûl hirieron a Frodo en Wheatertop, Aragorn cantó una salmodia sobre el mango del cuchillo, quizá para exorcizar el hechizo maligno, y luego lavó la herida con una infusión de "athelas". El dolor de Frodo se redujo y mejoraron los ánimos del resto de los hobbits. Aragorn volvió a usarla para atender a Sam y a Frodo cuando escaparon de Moria. Esta vez las lesiones no eran tan graves y no les hicieron falta más asistencia. En las dos ocasiones, el único poder curativo que muestra Aragorn es hacer manifestarse las propiedades superiores del "athelas". Cuando fue a las Casas de Curación lo empleó de nuevo, combinándolo con lo que Tolkien llama procesos hipnóticos". Trajo a Faramir, Eowyn y Merry de vuelta de las sombras, curándolos al parecer más con su voz que por cualquier acción física. Después de estos éxitos, el diluvio de súplicas que cayó sobre él fue tan grande que se vio obligado a pedir ayuda a los hijos de Elrond. La recuperación de Frodo y Sam, tras su rescate del  Monte del Destino, fue debida también a Aragorn, que usó de nuevo la "hipnosis" para enviarlos al "dulce olvido del sueño". Sus poderes salutíferos, para entonces ya divulgados, fueron citados como una prueba más de su derecho al trono en su coronación.

                Pese a la gran diferencia entre el "toque del Mal del Rey" de los monarcas medievales y la indudable capacidad curativa de Aragorn, hay semejanzas. Los Reyes de Inglaterra y Francia decían serlo "por la Gracia de Dios". Eran protectores y defensores de la fe establecida en su país. Estos deberes y títulos religiosos, y su supuesto poder sobre la escrófula, eran las últimas reliquias de la majestad de sus lejanos predecesores, que combinaban las funciones de Rey y sumo sacerdote. Asimismo, los Reyes antiguos eran considerados muchas veces no sólo sumos pontífices, sino seres divinos, con todos los atributos y poderes de los dioses. Cuando el cristianismo desalojó las viejas religiones paganas, el papel del monarca como dios se hizo menos visible. En su lugar, aparecieron gradualmente doctrinas como la del derecho divino, que sostenía que el Rey era un representante de Dios en la tierra. De este modo, una Reina Ana o un Luis XIV que imponían las manos a sus súbditos no estaban intentando sólo hacer una buena obra. Estaban remontándose a las funciones de sus antepasados más antiguos como guías religiosos o divinidades, para legitimar su poder político presente.

                Este mismo concepto del sacerdote-rey aparece en la obra de Tolkien. Guiado por el Rey, el pueblo de Númenor había rendido culto a Eru. Sólo el Rey podía hablar en la sagrada cima del Moneltarma. Cuando los Reyes se rebelaron contra el Decreto de los Valar y dejaron de conducir al pueblo a la montaña sagrada, la mayoría de los Númenoreanos dejó el culto al Dios Único, según nos recuerda el Akallabêth. Tras la caída de Númenor y la fundación de los Reinos en el Exilio, pareció que las casas de Isildur y Anárion retomaran el papel religioso del sacerdote-rey. Una nueva cima fue consagrada en el Mindollium. Y de nuevo, cuando la línea real se extinguió, el culto de Eru fue abandonado, salvo por algunos vestigios (Carta num. 156). Para el pueblo de Gondor, las manos salutíferas de Aragorn fueron el signo de que los sacerdotes-reyes, semidivinos por descender de Lúthien, habían vuelto.

                Utiles como eran los poderes curativos de Aragorn mientras no fue sino un Ranger desposeído, resultarán aun más importantes cuando recuperó los tronos de Arnor y Gondor, pues le diferenciaban no sólo de los hombres corrientes, sino también de los otros monarcas. Por ejemplo, nunca se atribuyeron tales facultades a la casa de Eorl en Rohan. El Rey Elessar Telcontar tenía indiscutiblemente lo que muchos gobernantes medievales buscaron al imponer las manos contra la escrófula: legitimidad religiosa y, al mismo tiempo, política.

Copyright:

                Reprinted from 'Beyond Bree', Newsletter of the Mensa Tolkien Special Interes Group, issue of July 1986.

                Traducido por este Editor y publicado con el amable permiso del autor y de Nancy Martsch, Editora de 'Beyond Bree', boletín del Grupo de Interés Especial de Tolkien de Mensa.

 

                NORMAS DE SUSCRIPCIÓN A HALIFIRIEN

- 1)            En las etiquetas de dirección figura el número de 'Halifirien' con el que finalizará el periodo de suscripción en curso.
- 2)           El tipo de cambio del ecu es variable. Este Editor es bastante europeísta y pretende que os vayáis familiarizando con esta divisa tan interesante. También admitiría el pago directamente en ECU: ya circulan algunas monedas, acuñadas en Bélgica; pero su valor de mercado es superior al nominal y creo que no os saldría a cuenta.

 

Algunas direcciones útiles

Fanzine 'El Grito' - Ed. Joaquín Palacios Albiñana
  Portalegre 70 bjs dcha, 28019 Madrid - Tel. (91) 260.30.65
Fanzine 'Gigamesh' - Ed. Alejo Cuervo
  Ronda de Sant Pere 53, 08010 Barcelona - Tel. (93) 246.63.59
Revista 'Troll' del Club de Rol Auryn
  Pg. Urrutia, 133-135, 6.- D, 08031 Barcelona - Tel. (93) 359.03.03
Revista 'Líder' de juegos de simulación
  Roselló, 476, 5., 08025 Barcelona

The Tolkien Society
  Anna Haward , 35 Amesbury Crescent, Hove, East Sussex BN3 3RD, G.B.
The Anórien Smial
  Gary Lewis, 49 Red Lion Court, Dane Street, Bishops Stortford, Herts. CM23 3YL G. B. -Tel. (0279) 58144
The Mensa Tolkien SIG
  Nancy Martsch, PO Boz 55372, Sherman Daks CA 91413, EE.UU.
The Mythopoeic Society
  Mythlore (journal) : 386 E Poppyfields, Altadena, CA 91001, EE.UU.
  Mythprint (bulletin) : c/o Lee Speth, 1008 N Monterey, Alhambra, CA 91801, EE.UU.

Unquendor Genootschap
  Unquendor, Oostdwarsgracht 1, 2312 PM, Leiden, Holanda
Arthedain - Norges Tolkienforening
  Arthedain, PO Box 83 Arvoll, O515 Oslo 5, Noruega
Forodrim
  Forodrim, Sundstabacken 8 n.b., 104 60 Stockholm, Suecia

 

Librerias que venden por correo

El Aventurero : Toledo 15-17, 28012 Madrid
Blackwell's: Broad St. Oxford, G.B. (I have not the full addres)
Casa del libro - Espasa Calpe: Gran Vía 29, 28013 Madrid
Chuch House Bookshop: Great Smith St., London SW1P 3BN, G.B.
York House Bookshop: Freixa 45, 08021 Barcelona - Tel. (93) 201 70 00

 

¿Quién recibe Halifirien Cero?

Ake Bertelstam / Jönsson
Alan Jones
Alejo Cuervo
Amparo Tarrés
Anders Stenström (Beregond)
Antonio Casao Ibáñez
Antonio Delgado y Matilde Escobar
Carles Esquerra
Charles Elston
Christina Scull
Claudio Omar Noguerol
Conchi Gómez (Lúthien)
Conrad Rovira
David Bratman
David Cofield
Denis Bridoux (Táriondil Málion)
Federíco, Jesús y Joaquín Palacios
Francesc Parcerisas
Gary Lewis
Geoffrey Davies
Iu Garcia i Siches
Iwan Rhys Morus
Jaume Carbonell
Jaume Gibert
Javier Camúñez
Jesús Angel Gómez Veres
Joaquim Carbó i Masllorens
Joaquim Fernández Massa
Johan Schimanski
Jordi Viader
Jordi Viñallonga i Maria Dolors Pijoan
Jorge Carlos Alvarez Moure
Josep Maria Albaigès i Olivart
Lester Simons (Rúmil Tengwardil)
Lyle Dorsett
Massimo Borio
Matilde Horne
Miquel Barceló
Miquel Garcia i Mariona Siches
Nancy Martsch (Dîs)
Nathalie Kotowski
Neville Barker Cryer
Ned Ragget
Nils Ivar Agoy
Nora Muntañola
Oriol Fort
Pep Albanell
Pere Muntadas
Rayner Unwin
Revista LIDER
Revista TROLL
Richard E. Blackwelder
Robert Acker
Rogelio Pumares (Astaldo)
Roland Bascou
Salvador Camí
Sesi Inchausti
Steven Deyo (Frodo)
Unquendor Genootschap
Vicent Ferrer i Mayans
Uppsala, Suecia
Braughing, Inglaterra
Barcelona
Eivissa
Sala, Suecia
Zaragoza
Barcelona
Barcelona
Milwaukee, EE.UU.
Londres, Inglaterra
Rosario, Argentina
León
Villanova i la Geltrú
San José, EE.UU.
Cantón, EE.UU.
Halifax, Inglaterra
Madrid
Barcelona
Bishop, Stortford, G.B.
Boise, EE.UU.
Barcelona
Cambridge, Inglaterra
Barcelona
Barcelona
Barcelona
Barcelona
Barcelona
Ciutat de Mallorca
Sandvika, Noruega
Barcelona
Barcelona
Güimar, Tenerife
Barcelona
Harrow, Inglaterra
Wheaton, EE.UU.
Torino
Santa Eulàlia des Riu
Barcelona
Barcelona
Sherman Oaks, EE.UU.
Bruselas, Belgica
Londres, Inglaterra
San Diego, EE.UU.
Oslo, Noruega
New York, EE.UU.
Barcelona
Barcelona
Sant Lluís, Menorca
Londres, Inglaterra
Barcelona
Barcelona
Cape Girardeau, EE.UU.
Des Plaines, EE.UU.
Pozuelo, Madrid
Madrid
Ciutat de Mallorca
Barcelona
Saint Paul, EE.UU.
Leiden, Holanda
Sant Ferran de ses Roques

No están todos los que son, pero creo que son todos los que están.