Autor desconocido -

Tintes mineros - Ambrosio Ortega Alonso, artísticamente Brosio

 

Cambio16, número 181 - 26 de mayo de 1975

 

Ambrosio Ortega Alonso, artísticamente Brosio, salió de la cárcel a finales de 1970, el año del juicio de Burgos, después de haber permanecido en ella durante veintitrés años. Condenado a dos penas de muerte por su participación en la guerrilla  — el "maqui" en tierras palentinas —  éstas le fueron conmutadas. Entró en prisión a los veinticuatro años y salió con casi cincuenta. En medio, una larga experiencia de las condiciones de vida en las prisiones de posguerra, una evasión del penal de "El Dueso", un castigo colectivo en Teruel y un enorme caudal de experiencias, centradas, sobre todo, en la necesidad de vivir, de mantener la dignidad de preso político y de ser humano.

Ahora Brosio, pintor formado en la cárcel, expone en la galería As de Barcelona. Anteriormente lo había hecho en Madrid, Gijón y Oviedo. Comenzó a pintar cuando todavía trabajaba en la mina. No es extraño, pues, que su exposición se centre básicamente en la mina. Para Brosio, "la mina y la cárcel tienen bastantes puntos en común: mundos dramáticos en los que la supervivencia resulta penosa". Sus cuadros  — preferencia por los colores fríos —  reflejan la situación en las "ramplas", los accidentes, los entierros de los mineros muertos. Ha dicho Brosio que en sus cuadros pretende denunciar el dantesco mundo del interior de la mina: el ruido, el polvo, los desprendimientos, las explosiones, las caídas y el lastre final de la silicosis. "La gente que visita las minas no conoce esto; los visitantes son llevados en vagonetas por 'recorridos turísticos' previamente establecidos pero nunca se les permite entrar en las 'ramplas'."

"Puede  — dice Brosio —  que algún día me dedique más intensamente a pintar sobre la cárcel". De hecho, ha comenzado ya algún cuadro sobre este tema. Nunca podréis encadenarme el alma es el título de una tela que cuelga en las paredes de As.

Brosio ha encontrado muy cambiado el país desde el día en que fue detenido por pedir ayuda pública para la guerrilla en la plaza de un pueblo.

"Los sufrimientos no se pueden borrar  — aclara — , pero la satisfacción actual compensa todo lo pasado."

 

Artículos ajenos...

Miscelánea...