Jeremías Lera Barrientos - Hércules y el euro

 

(El País, 2 de enero de 1999)

 

Nos vamos acostumbrando al logotipo del euro. A primera vista puede parecer una versión más o menos acertada del dólar americano. Supongo que estuvo en la mente de quien lo diseñó. Lo curioso es que hay detrás una simbología de cuño español y de raigambre mítica. En el décimo de los doce trabajos de Hércules, éste tuvo que viajar al extremo occidente para conseguir el ganado del gigante Gerión que pastaba en la mítica isla de Eritrea. Al término del viaje erigió dos columnas (Calpe y Abila), una a cada lado del estrecho de Gibraltar. Dichas columnas acabaron figurando en las monedas acuñadas en España, con una banderola, que llevaba la inscripción Non Plus Ultra. Cuando los españoles llegaron a América se comprobó que sí había un "más allá". Se quitó entonces el Non, y de ahí la leyenda Plus Ultra que aparece en el escudo real de las monedas que pronto dejaremos de usar.

El logotipo del dólar no es más que una estilización de las columnas y de la banderola, convertidos en unas barras verticales y una S, prescindiendo, ¡ay!, de la leyenda. El logotipo del euro parece ser una épsilon griega. Las barras se han hecho horizontales, dicen que como símbolo de la estabilidad que se pretende. Ojalá lo fueran de la igualdad, pues esa estabilidad se antoja aceptación del statu quo, y no todos aprobamos los dictámenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, generadores de injusticia donde los haya, bajo cuyos auspicios tiene lugar toda esta "movida" monetaria. No vendría mal que el Banco Europeo mirara "más allá" de su ombligo.

A la atención de cuantos trabajan en las campañas del 0,7%.

Artículos ajenos...

Eurolandia...

La raíz del mal es el culto al becerro de oro...