Joan Marí Riera - Macrocarreteras: ¿escuchamos a los turistas?

 

Eivissa, 30 de agosto de 2004.

 

“NO VOLEM AUTOPISTES, ¿qué quiere decir eso?”, preguntan los turistas que llevo en el taxi cuando ven los carteles a los lados de las carreteras. Los políticos que gobiernan nos quieren construir macrocarreteras y la gente está en contra, les contesto ante tanta curiosidad. “¿Dónde las quieren hacer en esta isla tan pequeña? ¿Se han vuelto locos? ¡Para ver carreteras nos quedamos en casa!”, replican los turistas con cara de espanto.

Esta conversación se ha reproducido muchas veces a lo largo del verano y se llega a la conclusión de que los políticos no saben escuchar, o dicho de otra manera, sólo escuchan lo que les interesa.

Aún no he encontrado ningún turista que se quejase de nuestras carreteras, lo que no quiere decir que no necesiten una mejora, en cambio, sí que los he oído quejarse de la gran cantidad de vehículos, del caos circulatorio, de los atascos, de las grandes colas que se forman en los accesos a Vila, al puerto de Vila, a ses Salines, a Sant Antoni, a las grandes discotecas, a las fiestas de playa, etc.etc.

Pero, sin duda, el comentario que se repite con más frecuencia es el del pésimo funcionamiento del transporte público. ¿Los políticos han escuchado el mensaje? Hay una falta de planificación incomprensible por lo que tocal al transporte público, y es prioritario disponer de una buena red de autobuses con un servicio de taxi de calidad, siendo estos dos medios de transporte los que mejor se adaptan a nuestras necesidades y a las características de la isla de Eivissa.

No obstante, los políticos hacen justamente lo contrario, llenar la isla de asfalto y potenciar el uso del transporte privado, sin tener en cuenta para nada el interés general. Mira por dónde, aún no he encontrado ningún político que diga que todas las quejas de los turistas -los residentes estamos hartos de repetirlo- se solventarán construyendo macrocarreteras. ¿Qué piensan los políticos de todo eso?

Los políticos que nos gobiernan no quieren escoltar, no escuchan los resultados de las auditorías mediambientales, pagadas con el dinero de todos los ciudadanos, que concluyen que hemos de avanzar hacia una movilidad sostenible- alguien tendrá que explicarles qué quiere decir eso-; no escuchan a los diferentes colectivos que se han pronunciado en contra de los macroproyectos de carreteras; no escuchan a toda la gente, votantes de todas las opciones políticas, que se manifestó en la calle, en contra también de estos proyectos; no esccuchan a los turistas, nuestra principal fuente de ingresos y, por cierto, grandes amigos. En definitiva, no creo que se escuchen ellos mismos.

Desde la asociación de taxistas de Vila seguiremos reivindicando la constitución de una mesa de diálogo para afrontar la problemática del transporte público en Eivissa i Formentera, esperando que los políticos se pronuncien. ¿Por qué se esconden? ¿Tienen miedo de mostrar públicamente su incompetencia?

Dicen que quien no tiene cabeza ha de tener piernas. En este caso, si los ciudadanos de Eivissa y Formentera no tenemos cabeza, sólo tendremos macrocarreteras. No podemos dejar pasar más temps, arriesgamos el futuro de nuestras islas y nos habrán de escuchar.

Joan Marí Riera


Presidente de la asociación de taxis de Vila

Joan Marí Riera...

Movilidad...

Taxi...