José Guasch Cañas - Sobre el cierre de la oficina de Correos de Puig d'en Valls

 

Enero de 2008

 

Ayer acudí a la oficina de Correos que, hasta hace unos días, funcionaba en Puig d'en Valls llevándome la desagradable sorpresa de que estaba cerrada y con un cartel en la puerta en la que se indicaba que sólo funcionarían los apartados postales. Eso sí "disculpen las molestias y acudan a Isidoro Macabich".

Pues bien, los cuatro mil habitantes de Puig d'en Valls estamos cansados de perdonar molestias: los humos de GESA, la vecindad de Campsa y Butano, y sobre todo los penetrantes perfumes de la depuradora. ¡Qué pena, que no hubiese algún centro oficial adosado a ella! Ya estaría en el quinto pino, y nunca mejor dicho.

Pero hay algo más: ¿cómo és posible que los habitantes de un municipio, Santa Eulalia, tengamos que ir a otro diferente, Ibiza, para recoger un paquete postal? ¿Ocurre en algún otro lugar de España? De Europa, seguro que no; tal vez de África tampoco.

Esperamos que las autoridades competentes tomen las medidas necesarias para restablecer este importantísimo servicio, que ha funcionado perfectamente durante años. Sería incomprensible seguir retrocediendo y volver a la época de las palomas mensajeras.

 

Administración única...

Artículos ajenos...

Puig d'en Valls...