Julio Herranz - Juan Antonio Torres,
tres décadas al servicio de la promoción musical

 

Fotografia de Vicenç Fenollosa

 

(Ultima Hora Ibiza, 20 de julio de 2003)

 

La historia de la música clásica en la isla durante los últimos 30 años (y gran parte de la actividad cultural en general) sería muy diferente de no haber contado con el empuje y apoyo del actual gerente de la Orquestra Simfònica Ciutat d’Eivissa, funcionario del Ayuntamiento de la ciudad y activo técnico de cultura.

Su presencia es bien conocida de los amantes de la música clásica de la isla, pero acaso no tanto lo que Eivissa le debe en este campo, y en el de la cultura en general. Y es que Juan Antonio Torres (solo o en compañía de pocos) ha estado, y está, detrás de un gran número de iniciativas, acaso las de más repercusión, entidad y mérito. Una labor que este año cumple tres décadas, por lo que algunas voces agradecidas han llegado a exponer públicamente que ya va siendo hora que reciba algún tipo de agradecimiento público por su esfuerzo y tesón. Su interés por la música tiene antecedentes genéticos: «En mi familia había mucha afición, y algunos parientes lejanos fundaron corales y fueron compositores. De pequeño ya empecé a estudiar flauta con don Victorino Planells, y a los 16 años debuté en la Banda Municipal de Música», explicó a este periódico. Tiempos que parecen más lejanos de lo que son, vistos desde la realidad actual. «Eivissa hoy es un lujo, musicalmente hablando; pero cuando yo empecé a promover actividades musicales no había prácticamente nada: una bandita musical, una escuela municipal del siglo XIX que dirigía don Victorino con buena voluntad pero medios decrépitos; la escuela privada de doña Lina Bufí para preparar a niños de cara al ingreso en el Conservatorio de Palma, y la rondalla La Afición».

Aparte de sus colaboraciones sobre música en la prensa local («gratis, nunca he cobrado»), Juan Antonio Torres comenzó su activismo musical en 1973, colaborando con el violinista checo Jiri Trnka en la promoción de un Festival de Música de Cámara en el Castillo. «Al año siguiente me cargué con la organización. Como ha pasado tantas veces, al final he tenido que poner el hombro más de lo que pensaba en principio, si quería que las cosas salieran».

Abnegación y entrega que justifica por un motivo que hasta ahora no había contado: «Además del amor propio de ibicenco, que me empujó a quedarme aquí y no largarme fuera, lo he hecho también para agradecer a una gente que me ayudó mucho en mi vida sin conocer su nombre. Nunca supe quién daba el dinero para mis estudios en el Seminario». «De alguna manera, se lo quise devolver trabajando gratis, organizando conciertos y creando una base cultural de música, con la colaboración de otros, claro; como Gilberto Tur Riera», explicó.

Sin ser exhaustivos, la relación de «movidas» en las que Juan Antonio Torres ha estado directamente implicado, o ha sido el protagonista principal incluye lo siguiente: Pro Música («un sitio de reflexión y análisis para ver qué estructuras hacían falta en la isla» ); los primeros pasos del Conservatorio, el Patronat Municipal de Música de Eivissa (con sus varias agrupaciones; la última, una orquesta sinfónica), que dirige Manuel Ramon Mas y del cual es secretario. Más sus estudios e investigación sobre la historia de la música en la isla, con algunas publicaciones al respecto; su paso por la política (del PSP de Tierno Galván al PSOE), con participación activa en varios congresos provinciales; o la creación y puesta en marcha de ideas tan exitosas como la Fiesta Medieval de Eivissa, el ciclo Anem al Cine (y de teatro y conciertos) y sus colaboraciones en la Enciclopedia.

Julio Herranz... (pendiente)

Música clásica en Eivissa...