Fernando Castelló - Efe, jubilados al anochecer

 

(El País, 25 de noviembre de 1999)

 

Hace diez meses escribí en este periódico una tribuna sobre el despido colectivo de 246 trabajadores de Efe, titulada "Jubilados al amanecer", en la que advertía que un pelotón de jubilamiento (sic) encabezado por el presidente de Efe, Miguel Angel Gozalo, designado por el PP, nos iba a quitar la vida activa en la flor de la edad, de no indultarnos el Ministerio de Trabajo desaprobando el expediente de regulación de empleo (ERE) salvaje de Efe, presentado finalmente sin el acuerdo del Comité Intercentros, o permitiendo la voluntariedad de su aceptación. El ministerio dictó, no obstante, la (nuestra) ejecución, que ratificó meses después el titular de la cartera, con lo que hoy escribo desde el Más Allá del mundo laboral.

Pues bien, ahora, el mismo Manuel Pimentel que nos dio el tiro de desgracia entonces reconoce (El País, 13 de noviembre de 1999) que aquel ERE fue "anticonstitucional" porque nos discriminó por edad entre mayores y menores de 57 años. Discriminación que dice rechazar hoy, y, añade, es precisamente el ERE de Efe el que le hizo cambiar y "pensar que hasta aquí hemos llegado ya", y hoy, si hace falta que de una empresa salga gente, que salga, pero no por razones de edad, remacha. O sea, que fuimos las víctimas crepusculares de una época discriminatoria y nuestras calaveras laborales hicieron recapacitar tardíamente al hamletiano ministro sobre el no ser constitucional de un ERE que nos privaba de un doble derecho constitucional: al trabajo y a la no discriminación por edad.

¡Pues qué bien que caminemos al fin todos juntos, y Pimentel el primero, por la senda de la Constitución! ¡O qué mal!, porque henos aquí a los prejubiletas forzados de Efe intentando calibrar, entre órdago a la grande e infusión de manzanilla en algún Hogar del Pensionista, si este acto de contrición tardío hará prosperar nuestro recurso de inconstitucionalidad. Pero nuestra reavivada esperanza se ve oscurecida por dos temores: que para cuando el lento procedimiento judicial lleve nuestra reclamación hasta los altos tribunales nuestras últimas neuronas hayan sido pasto del "oscuro rebaño de las sombras"; y que el barco por cuya borda se nos arrojó a los tiburones del destrabajo forzoso haya naufragado por la derrota desinformativa y la pérdida de credibilidad que sigue Efe desde que nos echaron a directivos, redactores jefes y corresponsales veteranos que nos llevamos un saber hacer irrellenable por gente de mayor confianza ideológica de la dirección.

Fernando Castelló, presidente de la organización internacional Reporteros sin Fronteras y portavoz de los afectados por el ERE de Efe. Madrid.

 

Jubilados al amanecer...

Volver a Todos vamos en el mismo barco...