Luis Landriscina  -  Changuito de estación

 

Me estaba acordando a propósito de esto de las estaciones

que cuando el tren paraba a tomar agua

era una fiesta para los curicitos,

para los changuitos que vendían cosas.

Y allá la zona nuestra era de influencia santiagueña.

Entonces los santiagueñitos vendían

las cosas que hacían las mamás,

las rosquitas, los pastelitos de carne.

Dice...

- ¿Cómo pastel de carne?

Porque el santiagueño no le llama empanada cuando es frito.

Puede tener la forma de empanada,

pero si es frito, "pastel de carne",

y no lo vas a sacar de ahí.

- Sí, pero tiene forma de empanada...

- Pero es frito. La empanada es al horno o no esssss...

 

Y andaba un changuito,

de esto hace muchos años,

con el canastito que le ponían alambrado de atrás

pa' que no le afanen los otros changuitos,

tapado con un trapito blanco inmaculado.

- Pastel de carne, - dice - pastel de carne, pastel de carne...

 

Una señora que se ve que era...

que era... viajaba y era una señora de muy buena posición,

se ve que era de acá de la capital...

le dio pena verlo al changuito

ahí de alpargatitas, vendiendo,

y quiso ser solidaria con él...

 

- Pibe, querido, vení. ¿Qué vendés, tesoro?

- Pastel de carne vendo.

- ¿Y cuántos pasteles de carne tenés?

Levanta el trapito el changuito...

- ... Doce tengo.

- Bueno, - le dice ella, pa' hacer una obra de bien. - te compro los doce.

- Ajá, ¿y después qué vendo?

 

Estos son los gestos de la inocencia, ¿no?

 

Luis Landriscina...

30 Años de sonrisas...

Grandes Chistes...

América  -  Argentina...

Chaco...

Santiago del Estero...

Ferrocarril y ferrocarriles...