Christopher Langley Kirke - Cifras tan maravillosas

 

Cala de Bou, 4 de octubre de 2006

 

Estoy un poco cansado de escuchar cómo algunos representantes de la oferta complementaria hablan como si fueran políticos. Apoyan una política turística que parece estar cada día más hecha a medida y a beneficio de los hoteleros, y para nadie más en la industria turística de las Pitiusas. El último ejemplo: un represente del sector anunciaba que la restauración va muy bien porque durante el mes de Agosto unos cuantos restaurantes y bares han trabajado un 6% más que en el mismo período de 2005. Se presentan estas cifras como si fueran algo fantástico. En realidad, muestran sólo una ligera recuperación. Durante 2004 y 2005 la oferta de restauración había perdido un 25% de rentabilidad. ¡El sector aún necesita recuperar un 19% para estar como en 2003!

Además, me pregunto de dónde sacan estas informaciones. Soy miembro de la asociación que presentaba estas cifras tan maravillosas y, teniendo tres negocios, nadie me ha preguntado cómo me ha ido en 2006. Incluso el que las presentaba reconocía públicamente que junio y julio no fueron buenos para el sector de bares y restaurantes, y que agosto sólo fue bueno para una parte de los establecimientos.

En septiembre se han ido los italianos, los españoles y el turismo de ocio y residencial. Nos quedan los turistas tradicionales de los "tour operadores", y muchos de ellos están en régimen de todo incluido. Septiembre ha sido un mes muy mediocre. Con las reducciones de vuelos en octubre, este mes no va a existir turísticamente. Por ejemplo, en Cala de Bou hay muchos hoteles que cierran en los próximos días, dos o tres semanas antes que otros años. Por lo tanto, es un poco irresponsable por parte de cualquier representante del sector de restauración hablar de un buen verano para la oferta complementaria en estas fechas.

La oferta complementaria está sufriendo una fuerte crisis que ya dura más de cuatro años. El todo incluido ha influido mucho. Los hoteleros monopolizan los turistas y quitan la base de clientes para muchos pequeños negocios. La oferta complementaria no ha sido capaz de adaptarse a los cambios del mercado turístico y no está ofreciendo productos de suficiente calidad y variedad para el turismo residencial. Que crece, por el momento... mientras los políticos no lo frenen, a petición de los hoteleros.

La oferta complementaria no ha hecho una piña para luchar por su trozo de la tarta del turismo como otros sectores. Los políticos lo han tenido fácil para dividirlo e influir en sus dirigentes. Y sobre todo, parece que no hay nadie que luche por nuestro sector ante las instituciones y los políticos. Al parecer, los que podrían hacer algo no tienen suficiente compromiso. Y muchos empresarios tienen una actitud que se podría resumir como “yo estoy bien y no me importan los demás”. Con eso dan un mensaje equivocado que suena bien en los pasillos del Consell o del Gobierno Balear.

langleykirke@gmail.com

 

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...