Christopher Langley Kirke - Falta de inversiones de los hoteleros

 

Sant Antoni 31-01-04

Las reinversiones de los propietarios de los hoteles en la isla han caído en los últimos dos años un 25%. La razón es al parecer que los beneficios que han percibido los hoteleros han bajado y debido a esto están menos dispuestos a invertir en mejoras importantes de sus propiedades. En lugar de esto se limitan simplemente a reparar los hoteles para que sigan funcionales y llevan a cabo mejoras menores para que estén en buenas condiciones cuando vuelven a abrir para la próxima temporada.

La incertidumbre sobre el futuro también hace que los propietarios de hoteles sean reacios a invertir en sus hoteles de la isla y a hacer mejoras importantes. Un portavoz de los hoteleros comentaba que esperaba que si el 2004 resultaba mejor que el 2003, esto animaría a los hoteleros a mejorar sus instalaciones y a empezar con importantes proyectos de reforma y modernización. En los últimos cinco años se ha informado que sólo seis hoteles han subido de tres a cuatro estrellas y en este momento sólo hay dos hoteles de cinco estrellas en la isla, de los cuales uno sigue en construcción.

Obviamente la falta de un buen número de hoteles de clase superior en la isla hace más difícil atraer a turistas de calidad y con la mayoría de los hoteles de dos y tres estrellas que no son capaces de llevar a cabo reformas importantes debido a la consabida bajada de rentabilidad, resultará muy difícil atraer un tipo de turismo diferente a la isla en el momento actual.

Las grandes compañías hoteleras no están invirtiendo en la isla. En lugar de ello cogen todo el beneficio que puedan hacer aquí introduciendo ofertas de todo tipo e invierten en otras áreas turísticas como Sudamérica. Mientras que por otro lado los propietarios de los hoteles más pequeños que lo han tenido fácil durante demasiado tiempo, han podido abrir sus puertas en mayo y han tenido una agencia de viajes que les llenaba sus instalaciones con turistas jóvenes sin que importara en qué estado se encontraba el hotel y qué falta de instalaciones existía.

Ahora estos días se han terminado, sin embargo muchos de estos hoteleros no parecen estar dispuestos a tocar los beneficios que han hecho en los pasados años para reformar drásticamente sus hoteles para poder estimular de nuevo la demanda de su producto. En lugar de esto siguen intentando extraer todo el beneficio posible de un edificio que en lo fundamental está desfasado para el mercado turístico actual y hace que la isla no sea competitiva, a menos que recurran a las ofertas de ultimo minuto para llenar sus anticuadas instalaciones. Otro factor importante en el declive de los hoteles pequeños en la isla es que muchos de estos hoteles son negocios familiares. ¡Quizá es el momento adecuado para que las generaciones más jóvenes se encarguen de enfocar el negocio familiar hacia el siglo XXI!

No quiero ser injusto con todos los hoteleros, los hay que han cambiado con los tiempos, han invertido en sus instalaciones, han diseñado nuevos productos como instalaciones deportivas para ofrecerlas junto con sus plazas, suministran comidas, bebidas y servicios de calidad y han puesto en marcha páginas web para vender sus plazas directamente a los miles de turistas que quieren venir a la isla, pero no quieren usar una agencia de viajes. ¡Sin embargo son la minoría, cuando debería ser la mayoría, si Ibiza quiere sobrevivir y superar la actual recesión!

langleykirke@gmail.com

 

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...