Christopher Langley Kirke - Ganar no es fácil, pero gobernar es aún más dificil

 

Cala de Bou, 1 de junio de 2007

 

Xicu Tarrés, el candidato socialista elegido como Presidente del Consell para Ibiza, declaraba en su discurso de aceptación, después de las elecciones del domingo pasado, que él gobernaría con humildad y respeto; dijo que ganar las elecciones era la "parte fácil", pero que ahora viene lo duro, que es gobernar bien. Siendo más profundo que muchos de nuestros políticos en la isla, en mi opinión Xicu sólo acierta en parte.

No ha sido ciertamente fácil que su coalición gane estas elecciones. La pasada campaña ha estado marcada por ataques personales, escándalos, demandas de corrupción y, en mi opinión, políticas "sucias", pero hay muy pocas declaraciones de proyectos factibles con las puedan identificarse los votantes razonadores e inteligentes, los que desean lo mejor para Ibiza y Formentera.

En mi opinión, ninguna victoria en estas elecciones se podría describir como "fácil" o decisiva. No se ha alcanzado nunca una mayoría masiva del electorado. Parece que ha habido una "oscilación obvia" hacia la coalición entre socialistas y ExC, pero en la mayoría de los distritos y a nivel de la isla, apenas el 50% del censo electoral ejerció su derecho democrático al voto. Esto podría significar que la mitad de la población está desencantada con todas las formaciones políticas.

Dada la situación, Xicu Tarrés está en lo cierto cuando dice que gobernar va a ser "duro y difícil", porque él y el resto de los políticos elegidos tienen que pensar en las opiniones y los deseos de entre el 40 y 50% de la población, que no ha votado ni por el PP ni por el PSOE-ExC el domingo pasado. Los políticos recién elegidos tienen que contar con los deseos y sentimientos de este gran sector silencioso de la población y quizás veamos una forma mucho más moderada, más humana, más práctica y más sostenible de gobernar.

Con una tasa tan grande de abstención como la registrada en ambas islas, quizás es la hora de que todos los políticos dejen de hablar y comiencen a escuchar a los residentes en las islas y no solamente a sus militantes y demás partidarios y activistas.

¡De esta forma, Ibiza y Formentera podrían tener un futuro mejor!

langleykirke@gmail.com

 

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...