Christopher Langley Kirke - Menos Críticas y Más Realidad Sobre San Antonio

 

Cala de Bou,  29 de agosto de 2010

 

Últimamente han salido en los medios de comunicación muchísimas críticas hacia el equipo de gobierno de San Antonio sobre su política del control de la oferta de ocio del pueblo y del turismo joven que disfruta de ella. Al mismo tiempo salen otros reportajes sobre otras zonas turísticas como Lisboa, Algarve, Turquía, Croacia y zonas de la costa española que quieren copiar lo que hay en San Antonio y tener el mismo tipo de turismo y oferta de ocio. Estos destinos turísticos quieren nuestro turismo y oferta de ocio mientras nosotros los criticamos, despreciamos y rechazamos.

Esto no es algo nuevo. Un buen ejemplo de cómo nosotros mismo matamos “la gallina de los huevos de oro” es lo de MTV. En los 90 San Antonio tuvo la fiesta del año de MTV que era una promoción mundial de la isla que no costaba nada de nuestros impuestos. Hubo tantas críticas y oposición que al final los organizadores dejaron de apostar por Ibiza. Al final el mismo festival que hacían en San Antonio ahora lo hacen en la península beneficiando a otro pueblo y no a San Antonio e Ibiza. ¡Qué listos que somos! Cuidado que ahora no pase lo mismo con “Ibiza Rocks” o los promotores y DJ’s de las famosas fiestas de las discotecas.

La oferta lúdica para gente joven de edad o de espíritu siempre conlleva problemas de ruido, de mal comportamiento, de abuso de drogas, de orden público, etc. Esto existe en San Antonio, pero no son más exagerados que los de cualquier otra ciudad de España o Europa donde hay una concentración de oferta de ocio o una fiesta de pueblo. Cualquiera puede ver que esto es cierto cuando ves los reportajes de Barcelona de noche, o de la zona de ocio de Sevilla, o de cualquier pueblo durante el fin de semana, o en fiestas populares como los Sanfermines, el Carnaval de Venecia o la “Oktoberfest” de Munich.
.
Naturalmente hay excesos del turismo joven cuando está disfrutando de la noche, igual que hay en invierno cuando la gente de la isla también viene a San Antonio para disfrutar de nuestra oferta lúdica. Si hay una falta de control de estos excesos no es una cuestión de falta de voluntad política o de la calidad del equipo de gobierno de San Antonio. Cada año los políticos van afilando sus ordenanzas para reducir los problemas, y dedican mucho tiempo y recursos intentando mantener el equilibrio entre la diversión de nuestros turistas y residentes, el buen funcionamiento de la industria turística y de ocio en todos sus aspectos y la convivencia con los vecinos de San Antonio. Yo dudo que, con los recursos que hay en mano, haya alguien que pueda hacerlo mejor.

Es pura lógica que los recursos de un pueblo de doce mil habitantes todo el año NO pueden ofrecer los servicios necesarios a un pueblo al que se suman treinta mil visitantes en verano o cuando la juventud de toda la isla de cien mil habitantes está de fiesta en invierno. En realidad, lo único que nos falta son más recursos para el orden público, servicios de limpieza, etc. y más presupuesto dedicado a mejorar la convivencia. San Antonio no puede rechazar este turismo o nuestra oferta de ocio porque es lo que hay en estos momentos, y está dando a la isla una gran parte de la riqueza necesaria para mantener nuestro nivel de vida todo el año.

langleykirke@gmail.com

 

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...