Christopher Langley Kirke - ¿Por quién vota usted?

 

Cala de Bou, 19 de mayo de 2007

 

En mi opinión, con tantos "lemas", tanta propaganda, tantas contradicciones, tantos escándalos y tantos políticos que prometen hacer cosas que parecen imposibles, es muy difícil decidir a quién votar en las elecciones municipales y autónomicas.

Si usted es miembro del PP o del PSOE, que tienen entre los dos unos 6.000 afiliados, cuando el censo de votantes es de unos 80.000, va a votar "ciegamente" a favor de su equipo. Casi como un “hincha” de un club de fútbol. Su partido político es "su equipo" y me parece que usted va a apoyarlos pase lo que pase.

El problema es para los votantes que no apoyan un partido político específico, pero quieren hacer una contribución útil ejerciendo sus derechos democráticos. También es un problema para la gente joven que vota por primera vez. Tienen un problema en decidir a quién votar, sobre todo si no quieren seguir el mismo camino que sus padres, que era lo que pasaba tradicionalmente en Ibiza.

La información sobre los verdaderos proyectos y políticas de algunos partidos no está clara. Sospecho que esto es así para que los políticos no puedan ser considerados responsables de sus acciones. Si resultan elegidos, y hacen exactamente lo contrario de lo que prometieron en sus discursos preelectorales, nadie puede decir nada.

A menudo las noticias en la prensa atribuyen casi las mismas políticas y frases a los dos partidos grandes, lo cual hace aún más difícil para el votante potencial distinguir entre el PP y el PSOE. Un buen ejemplo: un candidato del PP que habló en público de "abrir" figuradamente su ciudad hacia el mar construyendo un paseo marítimo de cemento en la orilla del mar. Esta declaración fue seguida unos días más tarde por otra de un candidato del PSOE por otro distrito electoral, que dijo que un barrio residencial de su municipio tuvo que dejar de vivir de espaldas al mar. Para mí, y muchos votantes indecisos, las dos frases son casi idénticas y parece que hablan de lo mismo. En mi opinión, las dos declaraciones políticas conducen a más destrucción del sistema ecológico costero, haciendo paseos marítimos donde ahora hay rocas naturales y calas arenosas.

Al final, es posible que un votante indeciso llegue a la conclusión de que la abstención es el mejor camino, porque si algún partido es elegido con menos del 50 % del voto tiene poca credibilidad y se ve obligado a gobernar pensando en la "mayoría silenciosa". En otros países de Europa podría ser así, pero dudo de ello aquí en las islas. “No votar” podría ser muy peligroso para el futurode Ibiza y Formentera. En mi opinión, los políticos de aquí no son lo bastante avisados para entender una situación de la mayoría, pero han sido elegidos - por ejemplo- por el 40 % del electorado tan sólo.

Después de escribir todo esto, estoy como al principio y todavía dudo de a quién votar. Me parece que lo que debemos a Ibiza y Formentera es ejercer nuestro derecho democrático y que debemos votar en las elecciones. Sin embargo, si amamos vivir aquí tenemos cinco días en los que debemos averiguar todo que podamos sobre los candidatos y sus políticas antes de tomar una decisión culta, valorada y basada en lo que cada uno de nosotros piensa que es lo mejor para las islas.

¡Suerte!

langleykirke@gmail.com

 

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...