Christopher Langley Kirke  -  ¿Qué pasa con Chris Langley Kirke y la oferta complementaria en la isla?

 

Cala de Bou,  12 de septiembre de 2010

 

La industria de la oferta complementaria (de bares, cafeterías, pubs, café conciertos, supermercados, tiendas de souvenirs, alquiler de coches, etc.) se ha enfrentado a una crisis enorme viendo que sus ventas y rentabilidad han caído cada año desde 2004. En ese año yo tenía mucha ilusión de que Ibiza y particularmente San Antonio y su Bahía, podían cambiar y escribí muchísimas cartas sobre el todo incluido, la venta ambulante, el turismo joven, la industria de ocio etc. En estas cartas pintaba un futuro por venir negro que en la opinión de muchos ya ha llegado. Y si ha llegado es porque como yo, la gente siempre criticaba a las autoridades pero no ponía soluciones y los políticos tampoco tenían el apoyo, ni la experiencia, ni los recursos para mejorar la situación.

¿Qué ha pasado desde 2004?

Desde 2004 las agencias de viajes han incrementado su oferta de todo incluido porque es rentable para ellos y atractivo para sus clientes que tienen menos poder adquisitivo. El problema es que este turista gasta mucho menos fuera del hotel. La falta de coraje de los políticos de legislar en términos de calidad sobre la oferta de todo incluido en Ibiza ha significado que la oferta complementaria ya no puede contar con el turismo familiar como clientes.

En 2004 yo criticaba mucho a los promotores y grandes discotecas pero nadie puede negar que por su oferta la isla ha cogido una fama mundial y esta fama ha ayudado a rellenar el hueco del turismo familiar. Mientras los hoteles que siguen trabajando con agencias de viajes se llenaban de turistas de todo incluido, las pensiones, apartamentos, hoteles “on line", casas rurales, segundas residencias y casas particulares se llenan de gente joven de todas las clases socio económicas y de todas partes del mundo atraídos por la fama de la “noche ibicenca”.

En consecuencia, desde 2004 hemos visto una división fuerte en la oferta complementaria.

Lo positivo ha sido que hay un crecimiento de una oferta complementaria enfocada a gente de alto poder adquisitivo que ha venido a Ibiza en los últimos años atraídos por la marcha de la noche y la tranquilidad de las playas de la isla durante el día. Este incremento del turismo más selectivo ha creado un boom en el sector de la oferta complementaria de más alta calidad pero no en la mayoría de la oferta que hay en ciertas zonas.

Lo negativo ha sido que el resto de la oferta complementaria ha tenido que salvarse gracias al incremento de visitantes con muy poco poder adquisitivo que visitan Ibiza menos tiempo y por nuestra oferta de ocio y diversión y por imágenes de estrellas como Kylie Minogue, Paris Hilton, Pepe Reina, Carlos Pujol, Valentino Rossi o un “top DJ” o un grupo de rock famoso que han visto en los medios de comunicación en la península o en sus países de origen. Esta gente atraída por esta imagen de Ibiza no tiene el dinero para hacer lo que hacen sus “ídolos” cuando están en la isla pero quieren venir y hacer su versión de la misma fiesta.

Las consecuencias del incremento de este tipo de visitante y el declive del turismo familiar es que la gran masa de la oferta complementaria en zonas turísticas consolidadas ha tenido que cambiar, desde 2004, para enfocar su negocio a esta gente de poco poder adquisitivo porque tristemente no tienen acceso a otro tipo de cliente.

Ahora, las tiendas de souvenirs venden camisetas, cds y entradas a discotecas o cosas súper baratas importadas de los países emergentes. Bodegas y puestos de comida para llevar abren mientras cafeterías y restaurantes cierran o cambian su carta para la nueva demanda de platos rápidos, baratos y para llevar.

La gente joven, que vienen con reservas de alojamiento por internet y un billete de vuelo de bajo coste, quieren hacer su fiesta lo más barata posible bebiendo sus propias bebidas en espacios públicos o en su casa o en su alojamiento guardando el poco dinero que tienen para las entradas de las discotecas. Después salen a las zonas de ocio más tarde. Esto significa que los bares, pubs y café conciertos tienen muy poca posibilidad para hacer negocio antes de que esta gente se vaya a las discotecas. Frente a esta situación, muchos negocios optan por vender lo que pueden al precio que pueden para mantener su bar, pub o café concierto a flote.

No creo que estos cambios sean positivos pero es una reacción del mercado libre de la oferta y demanda. Para muchas empresas este cambio de enfocar su negocio para gente con poco poder adquisitivo ha sido la única manera de seguir adelante. Está claro que cualquier negocio que haga algo ilegal tiene que ser sancionado.

Personalmente, después de 2 años fuera de la industria del ocio, en Junio de 2009 apostamos por algo diferente en el “West End”. Hemos reintroducido la música en vivo todo el año en un local en el centro. El local no ha sido muy atractivo para los miles de turistas en las calles del “West End” pero lo importantísimo para nosotros es que hemos conseguido mantener el local abierto y hemos montado más de 150 conciertos (muchos benéficos) de grupos de la isla y de fuera en un año y medio. Antes que existir nuestro local, todos estos músicos no tenían salida para su creatividad y ahora sí. Por suerte parece que a la gente de la isla les gusta la música en vivo y vamos ganado una clientela de residentes de todas las edades que son muy “majos” y apoyan el bar y nuestra música.

Tristemente, en muchos casos nuestros clientes solo vienen al “West End” porque, entre todos los locales que hay, solo hay 6 o 7 locales, que como nosotros, están abiertos todo el año funcionando para todas las nacionalidades manteniendo la misma política empresarial y oferta de ocio en verano e invierno.

En mi opinión, hasta que algún partido político presente un plan de reconversión de la industria turística de la isla que sea viable, factible, bien estudiado, detallado con convicción y con el presupuesto necesario para ponerlo en marcha, NO vamos a mejorar el turismo que tenemos ni la convivencia. Siempre vamos a estar en la misma situación con muchísimas críticas al político de turno por su supuesta ineficacia y cartas diciendo lo que está mal en la isla porque esto es fácil de hacer pero, ni yo ni nadie, por el momento, estamos proponiendo soluciones que vayan a funcionar.

Finalmente, leyendo algunas críticas sobre mis opiniones, quiero decir que todas las cartas que he escrito últimamente han sido en nombre propio y son opiniones personales. No estoy afiliado a ningún partido político y la asociación que presido es solo para la zona de Cala de Bou. Yo siempre he trabajado en San Antonio, yo amo este pueblo y desearía sentirme orgulloso de él.

langleykirke@gmail.com

 

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...