Christopher Langley Kirke - Quejas sobre el Todo Incluido

 

Sant Antoni, 10-06-04

 

La asociación de comercios PIME de las Islas Baleares se congregó esta semana en Formentera para su reunión anual a fin de discutir los problemas con los que se enfrentan los miles de bares, restaurantes y cafeterías a los que representan en las Islas Baleares. El punto principal de la agenda parece haber sido discutir las maneras de combatir la creciente moda de las vacaciones Todo Incluido en la isla. Se trata de un sistema por el que el turista puede beber dentro del complejo hotelero ilimitadas cantidades de bebidas alcohólicas desde las 9 de la mañana hasta por lo menos las 12 de la noche, pagando por esta opción en las agencias de viajes antes de llegar a la isla. Los directivos de la PIME pidieron inspecciones de los hoteles Todo Incluido para comprobar que estos mantienen los niveles de higiene, salud, servicio y calidad en lo que ofrecen a sus clientes.

Aunque la Asociación de Establecimientos Turísticos de Entretenimiento de la Bahía de Portmany, Sant Antoni y Sant Josep, (AETEB), está de acuerdo en que una de las formas de combatir las ofertas Todo Incluido en los hoteles es a través de inspecciones, los inspectores han de disponer de una lista de lo que tienen que comprobar. En este momento, por lo que sabemos, no hay una lista de prácticas de trabajo o normas mínimas que un hotel que ofrece el Todo Incluido tiene que cumplir. Se rumorea que los hoteles de tres y cuatro estrellas que ofrecen este servicio reducen inmediatamente su plantilla de camareros cuando se convierten en hoteles Todo Incluido y que realmente solo disponen de personal para rellenar el buffet, sacar nuevos platos y vasos de plástico y ordenar las mesas. La mayoría de los turistas se sirven solos, incluso la cerveza de barril que al parecer suele estar pegada a la máquina expendedora de refrescos y que resulta muy tentadora para los menores de edad, suele ser para servirse uno mismo.

Los inspectores deben tener directrices para poder inspeccionar la calidad, seguridad e higiene de los productos que se ofrecen a los clientes del Todo Incluido y el nivel de servicio que reciben en el hotel. Estas directrices, sostenidas por inspecciones rigurosas, significarían seguramente que la opción Todo Incluido no sea tan interesante para muchos dueños de hotel, ya que no podrían reducir costes en términos de servicio y calidad. Por lo tanto, si el hotelero no puede reducir costes en términos de calidad y servicio al cambiar a las ofertas de vacaciones Todo Incluido, porque el Gobierno Balear ha impuesto a los hoteles estrictas normas, es posible que ofrecer un paquete Todo Incluido ya no sea tan interesante o beneficioso para el hotelero.

Quizás entonces volverían a la oferta turística más normal de media pensión, pensión completa o simplemente habitación y desayuno, que al menos permite que el turista se aventure a salir del hotel y descubrir las tiendas, alquileres de coches, bares, pubs, cafeterías y restaurantes en los alrededores y tal vez descubrirían lo preciosa que es la isla de Ibiza realmente. En la actualidad todos los turistas del Todo Incluido solo parecen ver la habitación de su hotel, el bar del hotel y la piscina durante todo el tiempo que están en la isla.

langleykirke@gmail.com

 

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...