Christopher Langley Kirke - Regular la oferta complementaria

 

Sant Antoni, 16 de agosto de 2005

 

Los que dicen que la oferta complementaria es cara y anticuada están hablando de una pequeña minoría que, como hay que admitir, existe realmente. Sin embargo, no es razón para justificar que existan las vacaciones todo incluido en las Baleares, como insinúan o afirman algunos hoteleros, tour operadores y políticos. Los establecimientos que cobran demasiado y que no cumplen con todas las normas y licencias que gobiernan su actividad o la forma en que deberían llevar sus negocios se deben sancionar. A los que sí cumplen se les debería promocionar, tanto en las islas como en los puntos de origen de los turistas que visitan las islas.

La oferta complementaria debería regularse a sí misma por un código de buenas prácticas y garantizar unos precios máximos mediante ciertas categorías previamente acordadas que reflejen el tipo de bienes o productos o la calidad de servicios que se ofrece. Este código y sus correspondientes categorías se deberían representar mediante marcas fácilmente identificables por los potenciales clientes. La información se debería publicar y promocionar en la isla, en todos los establecimientos turísticos, en todos los hoteles y apartamentos, en todos los edificios públicos y administraciones y en todos los transportes públicos. También deberían ser fuertemente promocionados en los folletos de las compañías de viajes, así como en las ferias de turismo y de agencias de viajes, en Internet y los medios locales de los puntos de origen de los turistas potenciales que quieren visitar las Baleares.

De esta forma un cliente potencial sabría por adelantado los precios y tipos de bienes y servicios disponibles en las islas. Podría calcular un presupuesto exacto para sus vacaciones, estar en un hotel normal que ofrece desayuno o media pensión y disfrutar de todo lo que la oferta complementaria alrededor del hotel o apartamento que ha elegido le puede ofrecer.

Adaptar y promocionar este esquema sería la primera aplicación correcta y práctica de todas las filosofías sobre ofrecer a los turistas una experiencia turística de calidad en las islas. Los políticos siempre están hablando de eso, pero hacen muy poco a nivel práctico para lograrlo. El primer paso debería ser prohibir que los hoteles "todo incluido" operen en las áreas turísticas consolidadas en las Baleares.

langleykirke@gmail.com

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...