Christopher Langley Kirke - ¡Sálvese quien pueda!

 

Sant Antoni 21-08-04

Durante todo el invierno pasado, la Asociación de Establecimientos Turísticos de Entretenimiento de la Bahía de Portmany, Sant Antoni y Sant Josep (AETEB), mantuvo reuniones con el ayuntamiento de Sant Antoni. Las reuniones fueron sobre diferentes maneras para mejorar nuestro sector e intentar limpiar la mala imagen de las zonas turísticas de Sant Antoni. La idea era diversificar el tipo de turismo que viene en verano, mejorar la calidad y renovar nuestro sector, haciendo Sant Antoni más seguro, conseguir inversiones públicas para el pueblo y controlar los excesos e ilegalidades de ciertos establecimientos que parece que no son capaces de entender que tenemos que trabajar todos juntos para mejorar nuestro entorno y así beneficiarnos todos a largo plazo.

Estas reuniones fueron cordiales y constructivas, con los políticos haciendo grandes declaraciones a la prensa de sus nuevos planes de marketing para turismo, sus nuevos planes de promoción, sus nuevas mesas de turismo, sus nuevas ordenanzas para controlar ticketeros, publicidad dinámica, "pub crawls", etc., sus nuevos planes para más policía, sus planes para prohibir la venta de alcohol en tiendas después de medianoche, sus planes de inspeccionar los hoteles de "todo incluido" y asegurar que hay calidad en los productos y servicios, sus planes para prohibir la venta ambulante y el mal uso de espacios públicos, etc., etc., etc.

En realidad la lista es larga y de estas reuniones salieron respuestas positivas de los políticos. Nuestros socios estaban muy animados y dispuestos a sacrificarse por el bien común. Nosotros esperábamos un verano más sano y justo con las leyes y ordenanzas aplicadas eficazmente por primera vez e iguales para todos, y no dependiendo de quién eres o qué amigos tienes o qué poder económico o político tienes.

Sólo unas semanas después de comenzar mayo ya era obvio que lo prometido y hablado no iba a ponerse en práctica por falta de coraje y voluntad política. Mucha predicación de intenciones pero poca actividad. La mala temporada, la bajada en el número de turistas, la presión de los grandes hoteleros y algunos grandes empresarios, y la oposición de los tour operadores que ganan mucho dinero con turismo barato y joven y que no les importa el desmadre o la mala imagen, ha acobardado a los políticos de Sant Antoni. Todo se ha quedado en palabras y casi estamos peor que hace cuatro años, cuando la AETEB ayudó a recoger siete mil firmas contra la manera en la que los políticos gobernaban Sant Antoni. Esta es una situación terrible, considerando que el volumen de turistas que hay este año es bastante inferior en numero que el que tuvimos en Sant Antoni hace cuatro años y por lógica, esto debería significar menos problemas a resolver y más facilidad para aplicar los nuevos decretos y leyes.

Al final nuestros socios han sido los "tontos de la película". Pasamos todo el mes de mayo y junio esperando cambios y acciones positivas de las administraciones, pero ellos no hicieron nada. Bares, cafeterías, pubs y restaurantes dentro de la AETEB han visto que sus cajas diarias los dejaban en la ruina, mientras los hoteles de "todo incluido" ganaban mucho dinero. También las bodegas y supermercados de 24 horas trabajaban a tope vendiendo alcohol toda la noche, ciertos bares haciendo "pub crawls" llenos con clientes a base de comisiones al tour operador, y cómo no, las grandes discotecas y sus noches de locura que no terminan a la hora que está establecida por la ley. La inseguridad ha crecido con la progresión del verano y el orden público no existe en algunas calles de Sant Antoni. La publicidad dinámica abunda en todos los espacios públicos, igual que la venta ambulante y todos sus derivados, como la venta de droga y prostitución que se está practicando en todas partes.

Frente a esta situación, la policía, como siempre falta de recursos y agentes, sigue haciendo lo que puede sin apoyo suficiente de los políticos.

Con una situación así y con sólo agosto para hacer el dinero para todo el año, no es sorprendente que haya una gran competitividad para los pocos clientes que hay en las calles. La frase es "sálvese quien pueda", porque los políticos no tienen el suficiente coraje para poner orden a este desmadre y aplicar las leyes que tienen en su mano en beneficio de todos e igual para todos.

langleykirke@gmail.com

 

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...