Christopher Langley Kirke - Videocámaras de seguridad

 

Sant Antoni 18-08-04

 

Leyendo la prensa local cada semana se me antoja que en la isla hay más inseguridad que nunca. Aparentemente, los refuerzos y la coordinación entre las policías, de los que están hablando los políticos desde hace tanto tiempo, no se han producido y las fuerzas de la ley y el orden están peligrosamente escasas de personal y tienen pocos recursos. Aún así, algunos políticos se oponen abiertamente a la introducción de las videocámaras de seguridad. Sin embargo, si no son capaces de poner más policías en las calles de nuestros pueblos, las áreas urbanas y las zonas turísticas las videocámaras de seguridad son la única alternativa viable y rentable.

Ninguna persona normal que respeta la ley se puede sentir intimidada por las videocámaras de seguridad o temer un posible abuso de sus libertades civiles. ¿Si usted no hace nada que se supone que no debería hacer, entonces por qué habría de estar preocupado por ser filmado?

Las videocámaras de seguridad no son una cura milagrosa, pero sí una ayuda para la policía de Ibiza, tan sobrecargada de trabajo y escasa de personal. Las videocámaras de seguridad no habrían parado los recientes disparos en el restaurante de Sant Josep, pero habrían proporcionado pruebas significativas con las que la policía podría haber comenzado su investigación. No habrían parado la pelea en Cala de Bou que condujo a la muerte de un turista británico, pero habrían ayudado a la policía a localizar los implicados en el incidente mucho más rápido. No detendrán a asaltantes y traficantes de droga en nuestras calles, pero dificultarán sus acciones delictivas y facilitarán su identificación. Las video cámaras de seguridad también disuadirán a los turistas borrachos de actuar de modo tan antisocial o lascivo en nuestras calles y otras áreas públicas, si saben que lo graban todo. También los gamberros, vándalos y los artistas del "graffiti" de todas las nacionalidades serán disuadidos por la presencia de cámaras.

Sin más policías y una efectiva red de videocámaras de seguridad por toda la isla al igual que la puesta en marcha de un sistema de vigilancia de los vecinos, como los que funcionan en el resto de Europa, no se puede garantizar que los que viven, trabajan o visitan Ibiza se encuentren realmente seguros y a salvo en la isla.

langleykirke@gmail.com

Volver al índice de Christopher Langley Kirke...

1984, de George Orwell...