Llanos Lozano - Sobre "Records d'Eivissa"

 

Mayo de 2006

 

Es el título de un libro de memorias personales de Juan Antonio Torres Planells que merece tener la mejor acogida en la sociedad ibicenca. Ortega resumió su pensamiento en un conocido eslogan: «Yo soy yo y mi circunstancia», y en efecto, nadie puede desprenderse de las influencias (para bien o para mal) que rodean su persona, su biografía. Unas veces estas circunstancias familiares, sociales, culturales o políticas determinan abiertamente el carácter y la personalidad del individuo. Otras veces, se presentan más disimuladamente, pero siempre, en cualquier ocasión propicia, afloran a la superficie y se nos presentan objetivamente determinantes. Juan Antonio Torres es amigo mío. Hubo un tiempo en que, por razones coyunturales, políticas sobre todo, hablábamos a menudo. Ahora el libro me ha descubierto al amigo y compañero que era, y naturalmente, y aunque el tiempo que él describe en esos «records» es anterior a mi llegada a la isla, me suenan bastantes cosas, personas, circunstancias y eventos que se detallan. Porque el título está muy bien buscado. Por ejemplo cómo era la enseñanza (primaria y secundaria) en la isla. La figura, para mí inolvidable, de don Manuel Sorá, campea con todo protagonismo en los primeros pasos del Instituto Santa María. Y aun otros, que han llegado a mi vida hasta casi la actualidad, como Regina, la bibliotecaria de La Caixa; su hijo Javier, a quien yo he querido mucho, como a su mujer, Maruja, y sobre todo a su hija Sonia, excelente alumna mía de no hace muchos años.

Juan Antonio es una criatura muy sensible, lo ha demostrado largamente con sus trabajos sobre música; trabajos de todo tipo, porque su afición melómana es ya más que profesional y vocacional. En el libro hay aventuras que indican un espíritu sensible, que quizá una educación demasiado estricta cortó y que clausurándose, afortunadamente, poco a poco está liberando la conducta de muchos jóvenes ibicencos (aunque también es inevitable que haya equivocaciones y excesos: de eso sé yo bastante). Me refiero al relato de la excursión a Formentera, cuando ir a la isla petita era una excursión en toda regla. Formentera, antes y aun ahora, era la libertad, vivir al aire libre, bañarse desnudos, comer pescado recién sacadito del mar y albergar gente rara, sin que nadie se escandalizara.

Juan Antonio es un Libra bastante puro. Nació un 5 de octubre, cuando en Castilla se marcharon ya las cigüeñas y aquí están a punto de asomar por els Amunts las primeras nubes de invierno. Es tenaz, entusiasta (cuando le dejan); tiene una fase de su personalidad cautelosa, que saca cuando se siente relajado. Su grafismo delata a las claras dos cualidades, que pueden ayudarle a ser feliz o hundirle en pesimismos coyunturales que le hagan pasar malos ratos: son la imaginación (o inclinación a escaparse de la realidad por medio de los sueños) y su conciencia de la generosidad, su preocupación por los temas sociales. Y envolviéndolo todo, como moderándolo, un profundo sentido del humor, que a veces agudiza, más por defensa que por divertimento. Es reservadísimo para su intimidad, pero es un amigo fiel. Puedo dar fe.

 

Juan Antonio Torres Planells...

Records d'Eivissa...