Miguel Ángel González - Can Botino

 

Agosto de 2005

 

Aunque el estropicio es ya irreversible, pensar a toro pasado que la crítica no sirve para nada es caer en la resignación y en la complicidad del silencio. Como poco, cabe manifestar la propia indignación y denunciar públicamente lo que se hace rematadamente mal, cosa que ha ocurrido en la rehabilitación de Can Botino o Can Montero que se hace en Dalt Vila. Una pifia incomprensible, cuando el destrozo patrimonial lo provocan, precisamente, quienes deben velar por él y dar ejemplo: el Ayuntamiento, la Comisión de Patrimonio y el propio Consell. Y una torpeza inadmisible porque nos consta que tales estamentos tuvieron aviso de las irregularidades del proyecto cuando todavía se estaba a tiempo de rectificar. Concretamente, el Consistorio tuvo conocimiento de los hechos el 21 y el 25 de mayo de 2004, y el Consell poco después, el 10 de junio.

Por si fuera poco, la respuesta que, a la denuncia presentada, dio Icomos, comité nacional español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, fue taxativamente desfavorable, advirtiendo de que la intervención iniciada en el inmueble subvertía sustancialmente su autenticidad e integridad. Pues bien, el destrozo ha seguido adelante con el resultado que tenemos a la vista y con el que todavía no vemos -no menor-, porque queda dentro del edificio: si en el exterior una ventana corrida por debajo del alero desfigura la facies original del inmueble, rompe sus proporciones (20x20x20) y distorsiona el encuadre de Dalt Vila, en su interior, entre otras cosas, no se han respetado las alturas y han desaparecido techados de madera y elementos originales que, a criterio de técnicos que pudieron verlos, estaban perfectamente conservados. Absolutamente aberrante. Y lo peor es que, como suele suceder, estos atentados contra un patrimonio insustituible y que nos pertenece a todos, quedan impunes. Y es que aquí, lamentablemente, hagamos lo que hagamos, nunca pasa nada.

 

Artículos ajenos...

Eivissa - Ibiza...

Movilidad - Dalt Vila...