Miguel Ángel González - Ibiza como "mercancía"

 

Marzo de 2006

 

El patio insular sigue revuelto y uno tiene la impresión de que los acontecimientos nos han sobrepasado. Las "máquinas amarillas" siguen abriendo como cuchillos heridas innecesarias que no veremos cicatrizar y, consumada con ávida disciplina la irreversible crisis del territorio que se cuece desde hace lustros, sustituimos los trastocados paisajes con mundos artificiales, aparentes proscenios y escenografías que cubran las expectativas vacacionales inculcadas previamente con una publicidad manipulada. En otras palabras: tratamos de salvar los muebles. El hecho es que, con una agresión sin precedentes, hemos alterado el precario equilibrio que Ibiza tenía y, a pesar de las advertencias y denuncias que se vienen haciendo, seguimos consumiendo el territorio (castigado y escaso) que todavía nos queda. Tratamos a Ibiza como mercaderes - como si la isla fuera una vulgar "mercancía" - y a la vista está que la explotaremos hasta su total consunción.

Lo que quiero decir es que, una vez agotado el turismo de ciclo natural, tratamos de montar a cualquier precio otro ciclo espúreo, artificial y contrahecho; y que cuando hemos destruido el escenario natural y estamos perdiendo las cualidades que el turismo buscaba - idiosincrasia cultural, naturaleza inalterada y tranquilidad -, nos vemos obligados a crear infraestructuras fuera de escala, proyecciones interesadamente manipuladas (puertos deportivos o campos de golf), y virtualidades de escaparate como las ferias medievales o la ciudad museizada. La conclusión es que, perdido el hecho diferencial, nuestro territorio se parece cada día más a la periferia urbana de la que el turista trata de huir en sus vacaciones, y el problema que se nos plantea es que ese mismo turista descubrirá antes o después que le damos gato por liebre, que hemos convertido el espacio natural que buscaba en un parque temático. Y ese mismo turista - cada vez más exigente, activo y diversificado -, determinará nuestro futuro.

Artículos ajenos...

Eivissa - Ibiza...