Twinky García Delgado - Un segundo con tu sonrisa

 

10 de junio de 2005

 

Hace ya más de una semana, y me parece una eternidad el tiempo que hace que fuimos a despedirte al puerto de la vida.
Y no me hago a la idea.
Nos conocimos hace muchos años, cuando nuestros cuerpos marchaban todavía más rápidos que nuestras mentes. Cuando de jóvenes nuestros padres padecían por nosotras, ya casi éramos mujeres y en el proceso ellos no tenían ojos más que para cuidarnos, mimarnos y protegernos de los saltos del camino; siempre de su mano, manos llenas de experiencia, sabiduría y el más profundo de los amores por nosotras y por la vida.
Hemos vivido y disfrutado por senderos muy diferentes, bien lo sabes tú, pero siempre hallábamos un ratito, cada cierto tiempo, para mirarnos a los ojos y hablar, contar y escucharnos tantas cosas buenas que nos iba deparando la vida, y manos buenas algunas aunque siempre han sido las menos, y si no lo eran nosotras nos encargábamos de convertirlas. Siempre con tu sonrisa eterna.
No hay cabida al arrepentimiento. El pasado y las experiencias siempre han de ser positivas, me decías. Cuánto amor cosechado y recogido. Cuan derroche de afecto, de alegría para con los nuestros, para con nosotras mismas, ¿verdad, Cristina?
Ahora, no te siento lejos sino más cerca de mi alma que nunca.
Ahora, desearía tanto poder seguir abrazándote y charlar, tanto tanto lo deseo como que descanses de esta vida que no es, sino un paso más en nuestra eterna andadura.
Te quiero. Hasta siempre.
Todo mi amor y el de mi familia a Vicente y Margarita, quienes te dieron la vida, a David, tu amor, a tus seres queridos y a todos los que tuvimos la suerte de cruzarnos un segundo con tu sonrisa.
Que recordarte con amor, serenidad y alegría te den la paz eterna.

Cristina Cardona Tur...

Música clásica en Eivissa...