Francisco Naranjo Llanos - Agustín García Calvo y su apología del tren

 

Madrid, 9 de febrero de 1985

 

Después de leer con sumo deleite en EL PAIS del día 6 tu artículo sobre el cierre de líneas, no tengo por menos que decirte: ¡Gracias, Agustín García Calvo! Otro gallo nos cantaría a los que llevamos años defendiendo el ferrocarril si otros escribieran como tú escribes, asistieran a las manifestaciones -como tú lo hiciste el pasado domingo en Zamora- y vieran -como tú verías- miles de personas, de todas clases sociales, pidiendo la reapertura de las líneas férreas cerradas por el Gobierno.Pero, claro, el problema es que, en general, somos muy cómodos, y en el tema del ferrocarril está pasando como ocurría no hace demasiados años, cuando algunos argumentaban que conocían en directo algo que no se parecía en nada a lo que se leía en los periódicos, otros decían: "¡Viaja menos y lee más la Prensa!".

Con estas líneas quisiera decir que, aunque internamente nosotros los sindicalistas quisiéramos escribir con esos argumentos (pues datos tenemos), somos incapaces de hacerlo como tan maravillosamente lo plasmas, Agustín. También, todo hay que decirlo, porque en la mayoría de las ocasiones no lo publican. Y que conste que yo soy de los que menos me puedo quejar, ya que sobre el tema ferroviario este periódico me ha publicado dos tribunas libres. Otros compañeros no han tenido esa misma posibilidad.

Valoramos muy positivamente este artículo porque, además de su gran calidad, en la actualidad ocurre con demasiada frecuencia que si la noticia no se genera en unos sitios muy determinados (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, etcétera, pasa inadvertida para la Prensa de Madrid, y el ejemplo lo tenemos en el cierre de líneas. Como sólo afecta a Castilla y León, Andalucía y Extremadura (por cierto, se da la curiosa coincidencia de que, según un reciente estudio del Banco de Bilbao, estas regiones están en los lugares 132, 152 y último, respectivamente, de la renta nacional de las 17 autonomías de España), se pasa del tema. En fin, Agustín, no quisiera terminar sin decirte que 200 pueblos de las zonas más deprimidas de España (los que se han quedado sin tren el 1 de enero) agradecen ese gesto tuyo, reflejado en el artículo mencionado. Estoy convencido de que miles de ciudadanos de esos pueblos te dirían lo que yo te digo públicamente: ¡Gracias, Agustín!

 

A la sazón, Francisco Naranjo era responsable de información y Prensa del Sindicato Ferroviario de CC.OO.

 

Francisco Naranjo Llanos...

Agustín García Calvo...

Artículos ajenos...

Ferrocarril y ferrocarriles...

Movilidad...