PDSTIB - Recuperar el transporte público, mejor para todos

 

Proyecto - Octubre de 2002

 

5. EL IMPACTO AMBIENTAL DEL TRANSPORTE EN BALEARES

 

5.2. El impacto ambiental local del transporte

 

Las actividades de transporte generan diversos tipos de impactos ambientales locales. En primer lugar, la circulación de los vehículos genera importantes problemas de ruido y de contaminación, cuyos efectos inciden especialmente en el medio urbano. Por otra parte, las infraestructuras generan importantes afecciones territoriales, entre las que cabe señalar la ocupación de suelo, la fragmentación del territorio y la intrusión paisajística.  

Contaminación atmosférica y ruido 

Respecto a estos dos aspectos se dispone de escasa información. Por lo que se refiere a la contaminación, cabe señalar que, en general, las principales ciudades de las islas Baleares están bien ventiladas, pues al estar situadas a la orilla del mar, disfrutan de brisas alternas prácticamente cotidianas. Por ello no parecen estar gravemente afectadas por las emisiones de contaminantes debidas al transporte. Así lo corroboran los datos de la estación de medida del Paseo de Mallorca, en la ciudad de Palma, en la que se miden cinco parámetros: partículas en suspensión, anhidrido sulfuroso (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx), Monóxido de Carbono (CO), y Ozono (O3). En todo el año 2000 sólo se superaron en 15 ocasiones los umbrales de protección de la vegetación para el Ozono. Tanto este parámetro como todos los restantes se mantuvieron durante todo el año por debajo de los umbrales establecidos para la protección de la salud humana.    

Por lo que se refiere al ruido, al margen de algunas situaciones locales de espacios residenciales situados en proximidad a grandes ejes de circulación, los principales problemas se presentan en los entornos de los aeropuertos.  

En el caso de Mallorca, las zonas más afectadas son los barrios palmesanos de Coll d’en Rabassa, Can Pastilla y San Jordi, y especialmente este último. Fuera de Palma, los municipios afectados son Santa Maria, Marratxi, Santa Eugenia, Sineu, Muro, Llubí, Algaida, Costitx, y Sencelles, aunque en general se trata de afecciones de menor grado que las de los barrios arriba señalados, En temporada alta, el aeropuerto de Son San Joan llega a tener una operación cada 2 minutos, por lo que el grado de afección puede ser muy importante. El aeropuerto de Menorca también ocasiona ciertas afecciones acústicas sobre su entorno, especialmente en la zona de Sant Lluis. 

Impactos territoriales 

Los impactos de las infraestructuras de transporte sobre el territorio son bastante apreciables en todas las islas, y dada la preocupación que suscitan en los ciudadanos, en el presente Plan Director se han realizado sendos inventarios de las afecciones más importantes, a saber, la ocupación de suelo, la afección a espacios naturales y el deterioro paisajístico. Se sintetizan a continuación los resultados obtenidos en estos tres campos10.

Ocupación de suelo

 

Los resultados del inventario de ocupación de suelo por las infraestructuras de transporte en las Islas Baleares se resumen en la siguiente tabla: 

Superficie ocupada por las infraestructuras de transporte

en las Islas Baleares (has)

  Carreteras FFCC Aéreo Puertos
  Superficie

Ocupada

Dominio público Zona de protección      
Mallorca 1.319,72 2.529,88 7677,74 62,44 817,19 108,14
Menorca 138,68 254,91 834,36 - 189,92 22,10
Eivissa 134,18 246,65 806,71 - 207,49 24,97
Formentera 32,08 52,45 154,17 - - 2,68
TOTAL 1.624,66 3.083,88 9.472,99 62,44 1.214,60 157,90
 

La ocupación total de suelo por el transporte en Baleares, incluyendo para la red viaria las bandas de dominio público y zona de protección a cada lado de las carreteras (21 metros) y las autopistas (33 metros), asciende a 10.908 hectáres. Sobre la superficie total de las Islas Baleares (5.014 Km2 o, más exactamente, 501.420,02 Has), esta ocupación representa un porcentaje del 2,18%. El 87% del suelo ocupado corresponde a la red viaria, otro 11% está ocupado por los aeropuertos, y el 2% restante es todo lo que ocupan los puertos y los ferrocarriles.

Aunque pueda parecer reducido, un porcentaje bruto de ocupación de suelo por el transporte superior al 2% es bastante elevado, ya que en general las infraestructuras de transporte se concentran en las zonas llanas y en los territorios más productivos y apreciados, por lo que un porcentaje como el obtenido en Baleares está en realidad indicando la existencia de porcentajes varias veces superiores sobre los suelos de mejor calidad, no solo en las zonas turísticas, sino también en amplias zonas agrarias. Hay que tener en cuenta, además, que en este cómputo no se incluyen las ciudades ni zonas urbanas en general.

A título ilustrativo, y advirtiendo que este tipo de datos no son directamente comparables, cabe señalar que en el conjunto de la Unión Europea, un continente que está densamente poblado y que la Comisión Europea considera saturado de infraestructuras de transporte, la ocupación bruta de territorio alcanza el 1,3%. 

Afecciones a los espacios naturales 

La incidencia que las infraestructuras tienen sobre los ecosistemas naturales no se limita a la ocupación física o a las afecciones directas sobre comunidades vegetales o faunísticas (atropellos, ahuyentamiento, etc.). La fragmentación de los ecosistemas  que provocan las vías de transporte, y sobre todo las redes más pesadas (autovías o autopistas), es una causa bien documentada de degradación ecológica, relacionada directamente con la pérdida de biodiversidad. Estas infraestructuras actúan como verdaderas fronteras para los desplazamientos de la fauna, con lo que los territorios de desenvolvimiento e intercambio genético de algunas especies se ven reducidos hasta poner en peligro su potencial reproductivo y su propia supervivencia.  

Para evaluar la incidencia de las infraestructuras sobre las áreas naturales se ha procedido en primer lugar a computar la fracción de las carreteras de la red primaria y secundaria de las Islas Baleares que se sitúa en el interior de las áreas delimitadas y calificadas  por la Administración como “espacio protegido”, según la legislación vigente. Los resultados del análisis se recogen en la tabla adjunta. 

Longitud de las carreteras que afectan a los espacios naturales (km)
  Longitud red de carreteras Longitud carreteras que afectan a los espacios naturales Porcentaje

sobre el total de la red viaria

Mallorca 1.773 383 21,6 %
Menorca 194 42 21,6 %
Eivissa 188 39 21,0 %
Formentera 34 10 30,9 %
TOTAL 2.189 475 21,7 %
 

Por lo que se refiere a las infraestructuras aeroportuarias, la situación más preocupante es la del aeropuerto de Eivissa, que se sitúa a tan sólo un kilómetro del límite septentrional de la Reserva Natural de Ses Salines d’Eivissa i Formentera, la segunda zona húmeda más importante de las Baleares, que está incluida en el convenio de Ramsar.

Los modos ferroviario y marítimo no presentan afecciones dignas de mención sobre los espacios naturales en Baleares. 

Impactos paisajísticos 

La inserción de las vías de comunicación en el territorio suele generar un elevado impacto paisajístico, ya que su diseño introduce grandes elementos con geometría artificial que son discordantes con las formas naturales del territorio. Además, se producen agudos contrastes cromáticos con el entorno por la presencia de zonas desnudas de vegetación, o por el color de los materiales de la propia vía.  

Para valorar el impacto actual de las carreteras de las Islas Baleares sobre el paisaje se han aplicado las metodologías habituales de análisis paisajístico, basadas en la utilización de mapas de calidad del paisaje. En este caso los mapas se han construido considerando cuatro componentes básicos: la topografía, la clinometría, la ocupación del suelo y la distancia a la costa. De esta forma se ha obtenido una valoración paisajística del territorio en función de sus valores fisiográficos. A continuación, se ha computado la longitud de las carreteras que discurren por los territorios incluidos en cada una de las categorías paisajísticas. Los resultados se presentan en la tabla adjunta. 
 

 
Longitud de carreteras según valoración del paisaje por el que discurren (km)
   
Longitud red de carreteras
Calidad del paisaje atravesado
Calidad

buena

Calidad

muy buena

Calidad excelente  
%
Mallorca 1.773 148 213 196 31,4
Menorca 194 7 34 11 26,8
Eivissa 188 14 29 17 31,9
Formentera 34 1 13 6 58,9
TOTAL 2.189 170 289 230 31,5
 
 

Dada la elevada calidad paisajística que caracteriza al archipiélago balear, los impactos paisajísticos de las carreteras resultan elevados. Casi un tercio de las carreteras que discurren por el territorio de las Islas Baleares lo hacen por espacios con buena, muy buena o excelente calidad paisajística. Destaca el caso de Formentera, debido a que la mayor parte de la isla presenta una elevada calidad paisajística.. 

En el caso de los aeropuertos el impacto paisajístico deriva del enorme territorio consumido  pero cabe decir que debido a la horizontalidad de los edificios existentes y a su localización en terrenos llanos el impacto no es muy elevado. Cabe citar la aparición de algunos edificios particularmente altos en el aeropuerto de Palma (edificio de aparcamientos, por ejemplo) que tienen un impacto superior. Sí es importante la contaminación lumínica producida en las horas nocturnas, debido a los potentes sistemas de iluminación empleados. 

El impacto paisajístico de los puertos de Baleares no es muy elevado debido a la reducida proporción de sus instalaciones, aunque ciertamente, en la zona afectada desaparece el litoral original para ser sustituido por una franja de hormigón. También hay que señalar que los puertos se localizan en entornos urbanos, con lo cual disminuye el contraste con el paisaje. 

El impacto paisajístico del ferrocarril en Baleares es prácticamente nulo debido a varios factores. En primer lugar, su limitada extensión y anchura y el hecho de que en su mayor parte discurra por zonas llanas, lo hacen difícilmente observable en buena parte de sus trazados. Además, y sobre todo, los ferrocarriles mallorquines se apoyan en trazados antiguos que, debido a las limitaciones de los medios técnicos de la época, y también por el cuidado de los trazadistas, procuraban adaptarse al terreno y minimizar las obras de fábrica y los movimientos de tierras.

 

(10) GAAT, S.L.. Impactos ambientales del transporte en el territorio balear. En VEGA, P. (Coord.) Diagnóstico, objetivos y estrategias de sostenibilidad del transporte en las Islas Baleares. Conselleria de Medi Ambient CAIB, 2001.

 

PDSTIB - Recuperar el transporte público, mejor para todos - Indice...

Movilidad - Illes Balears...

6.1. La necesidad de un punto de inflexión en la evolución del transporte...