PDSTIB - Recuperar el transporte público, mejor para todos

 

Proyecto - Octubre de 2002

 

11. PLAN DE CALIDAD DEL TRANSPORTE AÉREO INTERINSULAR

 

11.1. Un segmento de escasa entidad en el gran transporte aéreo balear

 

Los aeropuertos de las Islas Baleares tienen un tráfico conjunto que supera los 26 millones de pasajeros al año, un volumen de personas que supera en treinta veces a la población residente en las islas. De ese total, unos 6 millones de pasajeros corresponde a líneas domésticas, y el resto son pasajeros internacionales, en su mayor parte europeos. Y de los 6 millones de pasajeros domésticos, menos del 10 % (unos 560.000 en el año 2001) son pasajeros interinsulares. 

La consecuencia de estas grandes disparidades numéricas es que el tráfico interno de las Islas Baleares queda diluido a todos los efectos en la gran marea de los tráficos turísticos, ya sean nacionales o internacionales, de cuya suma apenas representa un 2%. No es sorprendente, en estas circunstancias, que las compañías que operan en los aeropuertos de las Islas Baleares presten una atención secundaria a los tráficos interinsulares, tal y como se viene señalando desde algún tiempo desde diversos estamentos de todas las islas. 

Sin embargo, dadas las limitaciones del transporte marítimo, para las Islas Baleares la disponibilidad de un transporte aéreo eficiente y asequible, que anime y no disuada de desplazarse entre las islas, constituye una necesidad vital. Uno de los mayores peligros que amenazan la cohesión social y comunitaria de las islas es precisamente la atracción que la península ejerce sobre cada isla a título independiente, en una multiplicidad de planos económicos, técnicos, educativos, culturales, etc.. La evolución de la tecnología del transporte, al relativizar las distancias, ha colocado frente a las costas de la península a varias “islas baleares” en vez de un archipiélago balear. 

Los efectos de una situación de este tipo sólo se notan a largo plazo, pero entonces ya son difícilmente reversibles. Hasta el momento actual, apenas una generación ha vivido en una situación en la que se combina una importante movilidad extrainsular individual con una mayor facilidad para desplazarse hacia la península o hacia otros países que a las demás islas. Obviamente es arriesgado especular sobre el efecto que puede tener a largo plazo este estado de cosas sobre la identidad comunitaria balear, pero cabe temer que tienda bastante más a debilitarla que a fortalecerla. 

Esto significa que para las Islas Baleares, asegurar una buena calidad y una gran accesibilidad social al transporte aéreo no solamente constituye una necesidad económica, sino que es un objetivo vital para mantener y reforzar la identidad y la cohesión territorial del archiìélago.  

Sin embargo, desde hace varios años se ha reavivado en las Islas Baleares el debate acerca de la idoneidad de los transportes aéreos interinsulares, lo que probablemente indica que la evolución reciente de las cosas en el transporte aéreo no está ayudando como debiera a la consecución de estos objetivos, y la sociedad balear lo percibe. 

El presente Plan Director cuenta entre sus objetivos primordiales de requilibrar el sistema de transportes, el de ayudar a restablecer también un cierto equilibrio entre los tráficos insulares y los peninsulares realizados por los residentes. Si los principios de la libre competencia entre operadores no garantizan de modo suficiente la consecución de estos objetivos, obviamente prioritarios para la política balear, entonces el Govern tendrá que adoptar las decisiones oportunas para garantizar que el sistema de transportes interinsulares, y concretamente su pilar fundamental en el segmento de viajeros, que es el transporte aéreo, satisfacen razonablemente los intereses colectivos. 

 

PDSTIB - Recuperar el transporte público, mejor para todos - Indice...

Movilidad - Illes Balears...

11.2. La oferta aérea interinsular: los problemas de la desregulación...