PRATIP 4. ANÁLISIS DEL PARQUE AUTOMOVILÍSTICO

4.1. Estructura del parque automovilístico y tasas de motorización

 

Las estadísticas relativas a las tasas de motorización suscitan bastante atención en las Islas Baleares, y en ocasiones son objeto de interpretaciones contradictorias. La reciente publicación, casi simultánea, del Censo Nacional de Población de 2001, por parte del Instituto Nacional de Estadística, y del Anuario Estadístico 2001, por parte de la Dirección General de Tráfico, permite ofrecer datos estadísticamente coherentes sobre esta cuestión a nivel del archipiélago. 

Por otra parte, la encuesta de movilidad de las Islas Baleares, realizada entre 2001 y 2002 por INECO para SFM, ofrece información de considerable interés, en la medida en que se basa en encuestas domiciliarias directas, refleja la situación real del parque de vehículos y la motorización de los hogares, lo que aporta interesantes matizaciones sobre la estadística administrativa, que en las Islas Baleares está afectada por multiples factores distorsionantes (vehículos de alquiler matriculados fuera del archipiélago, residentes con vehículo propio no contabilizado en las estadísticas, flujos de compras, ventas y  transferencias de vehículos de alquiler, etc...). 

A 31 de diciembre de 2001, el parque de vehículos registrado oficialmente en Baleares ascendía a 738.368 vehículos, de los cuales 562.855 eran turismos. En la misma fecha, la población censada en Baleares era de 841.669 habitantes:  

 
 

La tasa de motorización resultante de los parámetros anteriores es muy elevada si se calcula directamente como cociente entre el parque total y la población censada: 877 vehícuos por cada mil habitantes. 

Este resultado indica que la cifra de más de 900 vehículos por cada 1.000 habitantes que se solía manejar en estos últimos años como representativa de la motorización en Baleares parece ligeramente sobreestimada, porque se basa en cifras de censo de población no actualizadas, y en una comunidad como Baleares, con un crecimiento demográfico muy rápido, la utilización de cifras de censo no actualizadas incide de modo apreciable sobre el calculo de variables "per cápita". 

Por otra parte, en los medios especializados se sabe que las estadísticas oficiales del parque de vehículos también están sobreestimadas en una proporción significativa, pues hasta hace relativamente poco tiempo un importante porcentaje de los vehículos que eran retirados de la circulación no eran dados de baja oficialmente por sus propietarios. En la medida en que el parque oficial se actualiza anualmente añadiendo al parque del año anterior las nuevas matriculaciones y restándole las bajas declaradas, permanece año tras año como parque aparente una importante  bolsa de vehículos inexistentes, pero que no fueron dados de baja en su día. Algunos especialistas evalúan la sobreestimación del parque en no menos de un 15% a nivel estatal, lo que supone el orden de 3,6 millones de vehículos, sobre un parque oficial de unos 24 millones. 

Con estas precisiones es posible valorar de modo más correcto los índices de motorización en las Islas Baleares. Oficialmente la tasa de motorización referida sólo a los turismos se sitúa en 669 turismos/1000 habitantes, y si se calcula sobre los habitantes equivalentes (residentes + turistas ), entonces la tasa es de 524 turismos/1000 habitantes-equivalentes. Indudablemente esta es también una tasa muy alta, pero no anómala, ya que encaja razonablemente con la de los países europeos tradicionalmente conocidos por su elevada tasa de motorización de turismos, como puedan ser Italia (527) o Alemania (506). Si además se computa el efecto de la presunta sobreestimación del parque al que se aludía en el párrafo anterior, la tasa real podría situarse en unos 450 turismos por cada 1.000 habitantes equivalentes, situación que encaja más razonablemente con la realidad social y territorial de las islas.  

Por otra parte, cuando se alcanzan estas tasas de motorización, el factor determinante de la utilización de los automóviles y la producción de tráfico no es el parque de vehículos, sino el número de conductores. En la misma fecha de 31-XII-2001, el censo de permisos de conducción en Baleares ascendía a 408.104, lo que representa el 48,5% de la población residente, y para el conjunto del parque ofrece un conductor casi para cada dos vehículos, según los datos oficiales. En esa fecha, y siempre siguiendo los datos oficiales, existían 154.751 turismos más que conductores (casi un 40%), situación muy anómala, pues incluso en los países con mayor motorización, el número de turismos y de conductores suele ser similar. 

Sin embargo, en las islas concurren varios factores que hacen que el parque de automóviles de turismo que está efectivamente a disposición de los residentes sea inferior al computado oficialmente.   

En primer lugar, hay que considerar la sobreestimación general del parque por la ausencia de tramitación de bajas antiguas, ya señalada. Otros factores que pueden contribuir a la sobreestimación de las tasas de motorización son la existencia de un parque importante de automóviles que están vinculados a las actividades turísticas, así como la presencia de un importante colectivo de residentes de hecho no censados que conducen vehículos matriculados en Baleares. 

Además, la entrada de vehículos de alquiler no matriculados en Baleares puede también distorsionar las estadísticas de motorización de las islas. La combinación de todos estos factores apunta a que la situación real de la motorización en el segmento de turismos se ajusta de modo bastante aproximado al patrón habitual de las zonas altamente motorizadas, esto es, un vehículo de turismo por cada permiso de conducción en activo.  

Por otra parte, los datos disponibles sobre la situación del parque en las Islas Pitiusas corroboran también esta idea, puesto que ofrecen una tasa de motorización incluso menor de un vehículo por cada permiso de conducción. Al tratarse de datos obtenidos mediante encuesta domiciliaria, se refieren exclusivamente a vehículos de turismo privados, esto es, excluyendo vehículos de alquiler sin conductor, taxis, y cualquier otro vehículo de turismo dedicado a la prestación de servicios públicos. La encuesta, por otra parte, se realizó exclusivamente en la isla de Eivissa. 
 

Parque de turismos en la isla de Eivissa
  Parque Turismos/ Turismos/
Municipio Turismos hogar 1000 hab
Eivissa 11.459 0,971 328,1
Sant Antoni 4.361 0,764 261,2
Sant Joan 2148 1,427 484,5
Sant Josep 6.617 1,321 446,5
Santa Eulària 8.721 1,143 389,4
TOTAL 33.306 1,052 357,1
Fte.: SFM/INECO. Informe de movilidad de la Isla de Eivissa
 
 

Es bastante sorprendente la disparidad de índices de motorización entre los diversos municipios de la isla, hasta el punto de que cabe preguntarse si no se debe a limitaciones de la significación estadística de la muestra. En cualquier caso, considerando el conjunto de la isla se obtiene una tasa de motorización inferior a la media de Baleares. 

La encuesta ofrece también información sobre la motorización de los hogares, que se presenta en la tabla adjunta, referida exclusivamente a los vehículos de turismo, esto es, sin incluir motocicletas ni vehículos de servicio de cualquier tipo. 
 

     Motorización en los hogares de la isla de Eivissa
Situación Hogares %
Sin vehículo 8.254 26,1%
Un vehículo 15.140 47,8%
Dos vehículos 6.923 21,9%
Tres vehículos 1.056 3,3%
Más de tres 288 0,9%
TOTAL 31.661 100,0%
Fte.: SFM/INECO. Informe de movilidad de la Isla de Eivissa
 
 

El índice de hogares sin automóvil es bastante reducido, pues en contextos urbanos suele oscilar en torno al 30%. Por otra parte, más de la cuarta parte de los hogares cuentan con más de un automóvil, situación que probablemente está indicando la importante presencia de hogares con más de un miembro con trabajo fuera del hogar, que en una isla como Eivissa, con escasos servicios de transporte público, obliga a disponer de automóvil.  

Acerca de los vehículos de alquiler se dispone de muy poca información. Se estima que el parque total de Baleares en verano es del orden de 50.000 unidades, mientras que en invierno desciende hasta unos 28.000. El número de empresas de alquiler de coches ascendía a finales de 2001 a 319, y había aumentado en un 7,8% respecto al año anterior. No obstante, este aumento no refleja un aumento real de la actividad del sector, sino un proceso administrativo de renovación de licencias de empresas que anteriormente estaban bajas temporales. El nivel de actividad real parece haber descendido tanto en 2001 como en 2002. En posteriores apartados se volverá sobre este tema. 

Por último, interesa señalar que la dotación de vehículos en la que Baleares destaca más netamente sobre la media nacional, es la de autobuses. La tasa de autobuses por cada 1.000 habitantes asciende en Baleares a 2,8 unidades por cada 1.000 habitantes, exactamente el doble de la media estatal. De los 2.318 autobuses matriculados a 31 de diciembre de 2001 en Baleares, el grueso del parque, 1.900 vehículos, está asignado a servicios discrecionales, y constituye el medio de transporte mayoritario de los turistas. Los restantes están asignados a servicios regulares. De éstos, 228 prestaban servicios interurbanos, 145 operaban en la EMT de Palma, y el resto en otras ciudades que cuentan con sus propias redes urbanas. 

Los servicios interurbanos de Eivissa y Formentera cuentan con 57 vehículos, que representan el 75% de la flota interurbana de Baleares, pese a que ambas islas apenas representan el 12% de la población del archipiélago. Ello indica que la dotación de vehículos de transporte público en las Pitiusas, aún siendo escasa, es proporcionalmente mucho mayor que la de las islas restantes.  
 
 

Como conclusión general cabe señalar que la impresión generalizada en las islas de que la tasa de motorización de Baleares es anormalmente elevada, batiendo récords mundiales, y que ésta pueda ser una de las justificaciones de la elevada tasa de mortalidad por automóvil, no responde a la realidad. La motorización en Baleares es ciertamente elevada, pero algunos países europeos tienen niveles iguales o mayores, y no por ello tienen tasas de mortalidad tan altas como las de Baleares: 

 

Tasas de motorización de turismos y de mortalidad por automóvil

 
AREAS Turismos/mil hab. eq. Muertos/millón hab. eq.
Alemania 506 104
Italia 527 117
Islas Baleares    518 159
 
 

Si se realiza un análisis de la motorización más afinado que el que habitualmente aparece en los medios de comunicación, basado en un simple cociente entre las estadísticas oficiales de parque y el último censo disponible, los datos obtenidos matizan sensiblemente la extendida idea de que una causa fundamental de los problemas del transporte y seguridad vial de Baleares radica en la magnitud del parque. Baleares, como casi todos los países europeos, incluida España, ha alcanzado ya la plena motorización en el sentido de que una amplia mayoría de las personas con permiso de conducción que necesitan o desean poseer un vehículo, disponen efectivamente de uno. Otra cuestión es el grado de utilización de los automóviles, que en Baleares es más elevado de lo que sería normal en su contexto territorial, socioeconómico y cultural, dadas las limitaciones del transporte público.