PRATIP 4. ANÁLISIS DEL PARQUE AUTOMOVILÍSTICO
 

4.2. Antigüedad del parque y ritmo de renovación

Por lo que se refiere a la edad media del parque de vehículos, es bien sabido que Baleares cuenta con un parque de edad media muy baja. A ello contribuyen, por un lado, la intensa renovación de la flota de alquiler, y la habitual recompra de estos vehículos por los residentes, tras apenas dos años de uso en alquiler. Y por otro, el favorable ciclo económico reciente, que ha impulsado una renovación generalizada del parque. 

Baleares es regularmente una de las comunidades autónomas en las que más crece la matriculación de nuevos vehículos, y a menudo es la primera, posición que ocupó de hecho durante el ejercicio 2000, en el que las nuevas matriculaciones de turismos representaron el 11,3 % del parque de turismos existente, porcentaje mayor que el de ninguna otra comunidad autónoma. La siguiente fue Madrid, con el 10,4 %, y todas las restantes comunidades quedaron por debajo del 10 %.  

En 2001 el porcentaje de crecimiento del parque de turismos en Baleares fue todavía mayor, alcanzando el 13,4%, aunque en este ejercicio el rápido crecimiento de las matriculaciones en el conjunto del estado relegó a Baleares al 4º lugar de la lista de provincias con mayor incremento. En cualquier caso, como consecuencia de esta intensa renovación sostenida a lo largo de tiempo, la edad media del parque de Baleares es probablemente la más baja de España y una de las más bajas de Europa. 

Sólo se dispone de datos desglosados a nivel insular que permitan aportar un análisis específico detallado sobre este aspecto para las Pitiusas para el período 1995-1999, pero cabe suponer que en los últimos tres ejercicios para los vehículos privados, y en especial para los turismos, que constituyen el grueso del parque, la situación no debe presentar diferencias significativas con la que se detectaba en la segunda mitad de la década de los noventa. 
 
 

Matriculación de vehículos en las Islas Baleares
AÑO Mallorca Menorca Pitiusas BALEARES
1995 38.867 4.101 4.646 47.614
1996 43.843 4.238 4.834 52.915
1997 48.207 4.273 6.124 58.604
1998 52.453 5.060 6.758 64.271
1999 60.638 6.017 7.326 73.981
TOTAL 1995-99 244.008 23.689 29.688 297.385
% 82,1% 8,0% 10,0% 100,0%
 
 

Obsérvese que con un parque de turismos de poco más de 33.000 vehículos en 2000, en el quinquenio anterior se matricularon en las Pitiusas cerca de 30.000 vehículos, de los cuales algo más del 86 por ciento (unos 25.000) debieron ser turismos, a tenor de la proporción que registran estos vehículos en las matriculaciones totales de vehículos en las Islas Baleares, según los anuarios de la DGT. Ello significa que más del 75 por ciento del parque de turismos de las Islas Pitiusas tenía en 2000 menos de cinco años de antigüedad, lo que supone una notable modernidad del parque.  

Sin embargo, el factor de la rápida renovación del  parque de vehículos privados, que tradicionalmente se ha considerado como una gran ventaja a efectos de la seguridad vial, comienza a ser matizados en algunos aspectos de importancia desde las nuevas perspectivas mnetodológicas basadas en la compensación del riesgo. 

En 1998, el Instituto de Economía del Transporte de Oslo, entidad oficial dependiente del Gobierno Noruego, publicó una investigación realizada sobre 211.000 vehículos, con la colaboración de las empresas aseguradoras, en la que se demostraba que los vehículos nuevos sufren más accidentes con víctimas que los viejos. Los autores del estudio atribuyen esta situación a la mayor sensación de seguridad que los nuevos automóviles inducen en los conductores5.  

Más o menos por las mismas fechas, estudios internos de compañías aseguradoras españolas, cuyos resultados finalmente no fueron publicados, concluyeron igualmente que en España la antigüedad del parque está correlacionada con los accidentes de tráfico, pero en sentido inverso, esto es, los automóviles más antiguos se accidentan menos y de modo menos grave, porque inducen una menor sensación de seguridad en los conductores, y porque sus propietarios circulan con ellos menos kilómetros y lo hacen más despacio6.  

Hasta hace poco tiempo no estaban disponibles los datos estadísticos necesarios para confirmar o desmentir la tesis establecida de la menor accidentalidad de los vehículos nuevos en el caso español. Pero finalmente, en 1998, después de que durante muchos años lo demandaran insistentemente los investigadores de seguridad vial que trabaja en España, la DGT comenzó a publicar algunos datos sobre la accidentalidad en función de la edad de los vehículos.  

Los datos disponibles demuestran que, tal y como anticipa la teoría de la compensación del riesgo, los automóviles nuevos acumulan más accidentes con víctimas que los viejos. Además, la diferencia es tan considerable que no puede ser achacada simplemente a las mayores distancias recorridas por los automóviles nuevos.  
 

     


 

     Antigüedad de los turismos implicados en accidentes con víctimas

EDAD VEHICULO Accidentados Parque (*) Accid./1000 veh.
Menos de un año 7.160 1.420.380 10,1
Un año 12.820 1.426.987 9,0
Dos años 9.671 1.250.030 7,7
Tres años 7.584 1.062.400 7,1
Cuatro años 6.071 939.069 6,5
Cinco años 5.233 840.334 6,2
De 6 a 7 años 9.951 1.653.371 6,0
De 8 a 10 años 17.486 2.725.308 6,4
De 11 a 15 años 18.942 3.270.668 5,8
Más de 15 años 4.728 2.860.688 1,7

Tanto para los turismos como para los restantes vehículos, el comportamiento de la serie es sorprendentemente homogéneo, y la tendencia descendente del riesgo de accidente con la edad del vehículo aparece con nitidez. Evidentemente, subsisten aspectos parciales que requerirían aclaración posterior, especialmente debido a  que por el momento aún se carece de datos de antigüedad y/o de tipo de vehículo en algo más del 15% de los vehículos implicados en accidentes. El súbito descenso de la tasa para los vehículos de más de 15 años se debe a que la mayor parte de esos vehículos sencillamente no existen, como ya se indicaba anteriormente. Pero en todo caso los datos ofrecen tendencias claras y consistentes, aunque contrarias a las ideas establecidas en esta materia. 

Lo que parecen indicar los datos, en plena coherencia con la teoría de la compensación del riesgo, es el efecto contradictorio de la mejor tecnología de seguridad incorporada a los nuevos vehículos, que ciertamente cuentan con más recursos ante situaciones de emergencia, y que además protegen mejor a sus ocupantes en caso de colisión. Pero al parecer, debido a los mecanismos psicológicos de compensación del riesgo, los conductores sobrevaloran estos recursos y protecciones adicionales, y muchos de ellos practican una conducción más arriesgada, sintiéndose falsamente seguros. Además, esa falsa seguridad, unida al mayor confort y a la propia novedad del automóvil, les induce a utilizarlo más. Estos comportamientos parecen producirse con especial frecuencia entre los jóvenes que acceden a su primer automóvil nuevo, inducidos en muchos casos por la publicidad, que alienta las conductas de riesgo, como se verá posteriormente.  

Finalmente, el aumento del riesgo que se genera con esta acumulación de situaciones puede neutralizar con creces las ventajas derivadas de los avances en seguridad de los nuevos automóviles.

 


4.3. Edad media del parque de autobuses

Índice del PRATIP...

Movilidad...

Movilidad en Eivissa - Ibiza...

Seguridad vial...