PRATIP 6. ACCIDENTALIDAD POR GRUPOS SOCIALES

 

6.2. Los colectivos de mayor riesgo.

 

6.2.2 El colectivo de conductores ocasionales

 

Es sabido que un importante porcentaje de la circulación de vehículos en las Islas Baleares coresponde a turistas en coches alquilados, o en sus propios vehículos. Estos conductores ocasionan ciertas distorsiones en la circulación porque al circular con una finalidad vacacional, suelen ir admirando el paisaje, circulando a veces con extrema lentitud y deteniéndose con frecuencia en los lugares que por cualquier razón suscitan su interés. Además, no conocen la red y frecuentemente dudan o realizan maniobras inesperadas en intersecciones, entradas o salidas al viario principal, y en otras diversas situaciones. En las islas Pitiusas, además, un buen porcentaje de los turistas procede de países en los que se conduce por la izquierda. 

Es bien sabido que una de las principales causas genéricas de los accidentes es la convivencia en un mismo sistema viario de segmentos de tráfico con diferentes motivos y circulando a velocidades muy distintas. En general, cuanto más heterogénea es la composición del tráfico mayor es la probabilidad de accidente. 

Los datos reales de la utilización de automóviles de alquiler en las Islas Baleares son poco conocidos, pues se trata de una actividad que, pese a la considerable preocupación que genera en diversas autoridades con competencias en carreteras, tráfico y transporte, ha sido escasamente investigada hasta el momento. Los datos que se aportan a continuación proceden de un estudio del Centre d'Investigacions i Tecnologies Turístiques de les Illes Balears (CITTIB) denominado Indicadors de Sostenibilitat del Turisme, que fue publicado en 2001, y que a su vez se basaba en datos proporcionados por el presidente de la Associació de lloguer de vehicles sense

Conductor, con sede en Palma de Mallorca. 

A finales de 2000 la estimación de empresas y parque de vehículos de alquiler en las Islas Baleares era la siguiente: 
 

El sector de los vehículos de alquiler en Baleares. 2000.
Islas Empresas Vehículos Veh/Emp.
Mallorca 186 28.000 151
Menorca 51 8.000 157
Pitiusas 57 12.000 211
Total Baleares 294 48.000 163
 
 

El crecimiento ha sido notable desde la primera mitad de los años noventa, en los que la crisis turística llegó a rebajar la flota total de Mallorca a un orden de 15.000 vehículos. En menos de diez años el número de coches de alquiler se ha duplicado. En 1999 se matricularon más de 23.000 coches de alquiler en las islas, aunque eso no significa que el parque aumentara en esa proporción, porque el ritmo de renovación es muy rápido, llegando incluso los vehículos a renovarse después de una sola temporada de uso. En los últimos años, el número de matriculaciones anuales oscila entre 20.000 y 25.000. 

Se observa un tamaño medio de las empresas relativamente grande, que además es mayor en las Pitiusas que en las restantes islas. No obstante, se estima que el 74 por ciento de las empresas son compañías locales con menos de 50 coches, un 16 por ciento tiene entre 50 y 500 coches, y sólo el 10 por ciento tiene más de 500 coches. 

El régimen de trabajo es estacional, lo que significa que al finalizar la temporada, en octubre, aproximadamente la mitad del parque es enviado a la Península e incluso a Canarias bien sea para explotarlo en estas zonas durante el invierno, o para venderlo en el mercado de segunda mano, ya que en este sector el ritmo de renovación de las flotas es muy alto. 

La presión que ejercen sobre el sistema viario los 12.000 vehículos en que se calcula la flota de alquiler de Eivissa y Formentera es muy difícil de determinar. En principio representan del orden de un tercio del parque total de turismos, pero la intensidad de utilización de los vehículos de alquiler suele ser mayor que la de los vehículos de los residentes, por lo que la fracción del tráfico total producida por los vehículos de alquiler suele ser mayor que su participación en el parque. 

En una situación similar, en la isla de Lanzarote, con un parque total de turismos de residentes de 32.000 unidades, similar al de la isla de Eivissa, y con un parque de vehículos de alquiler algo mayor (16.700 unidades), se estimó que los vehículos de alquiler representaban del orden del 40 por ciento del tráfico total en la isla7. En algunas carreteras, tres cuartas partes de los vehículos que circulaban eran vehículos de alquiler. 

En Eivissa y Formentera probablemente la proporción no es tan elevada, pero sin duda los vehículos de alquiler representan, durante la temporada turística, una fracción sustancial del tráfico en la isla, que tentativamente se puede situar entre un 20 y un 30 por ciento del total. 

Existen pocos datos concretos acerca de la repercusión que esta importante presencia de conductores ocasionales está teniendo en las carreteras de Eivissa y Formentera. Para el conjunto de las islas Baleares, aproximadamente el 25 por ciento de los fallecidos en accidentes de tráfico son extranjeros, pero una parte muy importante de ellos son residentes, por lo que la fracción que corresponde estrictamente a los turistas no se conoce.  

En la ciudad de Eivissa, según los datos de la policía local de Vila, los vehículos extranjeros y de alquiler están involucrados aproximadamente en un 10 por ciento de los accidentes producidos, y una porporción similar de los heridos son también de nacionalidad extranjera. 

En conjunto, los escasos datos disponibles apuntan a que la participación de los turistas en la accidentalidad global en las islas Baleares es importante porque lo es su participación en la generación global de tráfico, pero no existen datos suficientes para afirmar que los índices de accidentalidad de los conductores extranjeros sean sustancialmente mas elevados que los que afectan a los conductores residentes. 

Ello no significa, indudablemente, que no sea necesario actuar sobre los vehículos de alquiler con campañas de concienciación de seguridad vial, o con otras medidas que se describirán más adelante. La realidad es que en las Pitiusas, y específicamente en Eivissa, la accidentalidad es muy elevada, y parece afectar de modo aproximadamente similar a los residentes y a los turistas, por lo que las intervenciones son igualmente urgentes en ambos colectivos.

 

6.2.3 El problema de la conducción agresiva

Índice del PRATIP...

Movilidad...

Movilidad en Eivissa - Ibiza...

Seguridad vial...