PRATIP 6. ACCIDENTALIDAD POR GRUPOS SOCIALES

 

6.2. Los colectivos de mayor riesgo

 

6.2.3 El problema de la conducción agresiva

 

El tópico más extendido acerca de las causas de fondo de la accidentalidad en Eivissa hace referencia a las conductas desordenadas vinculadas a las actividades de ocio nocturno, con sus secuelas de ingestión de alcohol, drogas, y otras alteraciones de las condiciones de los conductores, que afectan dramáticamente a la seguridad de la conducción.  

En general, este tipo de conductas pueden incluirse dentro de lo que en los países anglosajones ha sido bautizado como "aggressive driving" o conducción agresiva, caracterizada por el desarrollo de comportamientos competitivos y emocionalmente desequilibrados durante la conducción. La interpretación más habitual de la aguda problemática de la accidentalidad en Eivissa es la de que la generalización de este tipo de comportamientos en amplios grupos de turistas durante el verano, genera una elevada peligrosidad vial, y acaba elevando de modo muy notorio las tasas de accidentalidad en la isla. 

Para intentar calibrar el grado de validez de esta hipótesis hay que recurrir a los indicadores disponibles que puedan establecer una relación entre estas actividades y la accidentalidad. Estos indicadores son los siguientes: 

 

Por lo que se refiere  a la distribución estacional de los accidentes, se observa un claro incremento en la época estival. Sobre la base de los casi 1.300 accidentes con víctimas ocurridos en las Pitiusas entre 1995 y 2000, los cuatro meses que constituyen la temporada turística (junio-septiembre) concentraron por sí solos más de la mitad de los accidentes, y el 44 por ciento de los muertos.

 

La concentración de accidentes en el cuatrimestre central de la temporada turística está directamente relacionada con el incremento del tráfico que se registra en la época estival, en la que, como ya se ha indicado, el parque se incrementa con miles de vehículos de alquiler, así como con otros miles de vehículos de propietarios de segundas residencias, o de turistas que visitan la isla con su propio vehículo privado.  

En la medida en que las intensidades medias diarias de tráfico llegan a duplicarse durante la época estival, no es sorprendente que se produzca un  incremento proporcional de la accidentalidad. Por otra parte, el incremento de la mortalidad en verano es inferior al de la accidentalidad. En conjunto, estos datos sugieren contemplar con cierta cautela la hipótesis que atribuye las elevadas tasas medias de accidentalidad en Eivissa al comportamiento de los turistas durante el verano. 

La distribución semanal de los accidentes puede ofrecer nuevos elementos de juicio para este análisis. Los datos indican que todos los días de la semana muestran índices de siniestralidad similares, como puede comprobarse en la tabla adjunta. Se aprecia una cierta elevación del número de accidentes en la jornada del sábado, que puede interpretarse como correspondiente a la madrugada del viernes. 

Distribución semanal de los accidentes
Día Siniestros Muertos
Lunes 15% 13%
Martes 14% 12%
Miércoles 14% 17%
Jueves 13% 14%
Viernes 14% 10%
Sábado 17% 18%
Domingo 13% 16%
TOTAL 100% 100%
 
 

Esta distribución semanal parece indicar un cierto aumento de la accidentalidad en los fines de semana, pero es en todo caso de pequeña entidad y no hay datos que justifiquen que este aumento pueda ser atribuido a la actividad turística estival. En efecto, las actividades de ocio nocturno durante la temporada turística se desarrollan, por su propia naturaleza, a lo largo de todos los días de la semana por igual, y su posible reflejo en la accidentalidad debería tender a igualar la accidentalidad a lo largo de la semana, y no a acentuarla en los fines de semana, como parece indicar la tabla, aunque sólo sea en términos moderados. 

Por lo que se refiere a la distribución horaria de los accidentes, se adjunta un gráfico que recoge la distribución de las horas en que ocurrieron una muestra de casi 300 accidentes con víctimas ocurridos en 2000 y 2001, de los cuales se cuenta con esta información. Las horas nocturnas registran menos accidentes, aunque más graves, pues el número de muertos presenta un pico pronunciado en la madrugada, que además está formado por varios accidentes mortales, y no por la existencia de uno solo con varias víctimas mortales. 
 
 
 

La línea referida al día es la media de los días de la semana en los que los accidentes han ocurrido (lunes=1; martes=2, etc). Se observa que la media sube durante las horas nocturnas, lo que indica una mayor incidencia de accidentes nocturnos en los fines de semana. Esta situación es habitual, no sólo en Baleares, sino en la Península y en general en todos los países, ya que el tráfico nocturno se incrementa durante los fines de semana. 

La edad de los conductores accidentados se conoce con buena aproximación para los accidentes urbanos, gracias a la información aportada por la policía municipal de Vila. Se observa que en el 57 por ciento de los accidentes están implicados conductores menores de 35 años. Aunque no se dispone de la distribución por edades de los conductores de Eivissa, a nivel nacional los conductores de menos de 35 años representan el 34 por ciento del total.  

Edad de los conductores implicados en accidentes urbanos
Edad 2001 2002 % medio
Menos de 18 49 34 3,3%
De 18 a 24 313 210 20,8%
De 25 a 34 477 359 33,2%
De 35 a 44 291 223 20,4%
De 45 a 54 184 143 13,0%
De 55 a 64 93 75 6,7%
65 o más 38 31 2,7%
 
 

Aunque la incidencia de la accidentalidad en el segmento de edad menor de 35 años es en las Pitiusas muy superior a la del resto de los estratos de edad, hay que recordar que, a nivel nacional, el 65 por ciento de las víctimas de accidentes tiene menos de 35 años, por lo que tampoco en este aspecto cabe hallar una situación diferencial.

 

 

6.3 Velocidades de circulación

Índice del PRATIP...

Movilidad...

Movilidad en Eivissa - Ibiza...

Seguridad vial...